18 años de conservación en Baja California

Tiempo de lectura: 7 minutos

Texto por Bárbara Ramírez / Líder de Desarrollo y Comunicación en Terra Peninsular

Traducción por Amairani Márquez y Manuel Eduardo Mendoza

La península de Baja California es un área de gran importancia ecológica y un hotspot de biodiversidad que está desapareciendo rápidamente debido al crecimiento desmedido de las ciudades. Para contrarrestar esta pérdida, Terra Peninsular se ha centrado en la protección de hábitats en Baja California desde 2001.

  • 5824 hectáreas de reservas naturales
  • 39 844 hectáreas de sitios de la Red Hemisférica de Reservas de Aves Playeras
  • 1618.81 hectáreas de zonas costeras protegidas junto con la Comisión Nacional de Áreas Naturales Protegidas (Conanp)
  • 5438 hectáreas de humedales protegidos en la Lista de Humedales de Importancia Internacional de la Convención Ramsar  

En total 52 724.81 hectáreas protegidas desde 2001

Protección de hábitats

Para garantizar la conservación a largo plazo de los ecosistemas en Baja California, se deben involucrar a las autoridades locales y nacionales. En 2019 nos invitaron a la Cámara de Diputados en Ciudad de México para hablar sobre nuestro trabajo de conservación y exponer nuestras ideas y nuestra visión para el futuro de las áreas naturales protegidas en México.

Recientemente, el gobierno mexicano se comprometió a lograr 1 millón de hectáreas protegidas como ADVC en los próximos años. En Baja California, existen más de 20 000 hectáreas que contribuyen a las estadísticas nacionales, de las cuales 5824 hectáreas son propiedad de Terra Peninsular y están destinadas a la conservación como Áreas Naturales Protegidas. Estas áreas incluyen las reservas naturales de Punta Mazo, Monte Ceniza y Valle Tranquilo, y Rancho La Concepción.

Foto: Jim Riley.

Bienvenidos

A la fecha hemos trabajado con investigadores en diferentes proyectos de monitoreo de líquenes, murciélagos, anfibios, roedores, flora, especies del intermareal, geología y reptiles, por mencionar algunos. En 2018, colaboramos con el Museo de Historia Natural de San Diego para redescubrir a la rata canguro de San Quintín dentro de la Reserva Natural Valle Tranquilo, una especie que se creyó extinta durante 30 años.

Desde 2017 hemos recibido estudiantes e investigadores de más de 15 instituciones de México y otros países. En 2018, recibimos a 40 estudiantes quienes llevaron a cabo proyectos de investigación y a más de 250 visitantes con fines recreativos. Para contar con un espacio para estos visitantes, en 2017 remodelamos algunas construcciones viejas que se encuentran dentro de la Reserva Natural de Punta Mazo, a esta área la llamamos El Refugio.

Con los pies en la tierra y en el agua

En 2017 iniciamos un proyecto para caracterizar el intermareal rocoso en San Quintín. A pesar de la importancia ecológica del complejo lagunar, el sitio es vulnerable a diferentes amenazas, como las plantas de desalinización. En 2019 fuimos seleccionados por la iniciativa Open Explorer de National Geographic que nos otorgó un dron submarino operado a distancia para monitorear la zona submareal a una mayor profundidad y por períodos más largos.

Foto: Verónica Meza.

Una comunidad más fuerte

Creemos firmemente que la conservación y el desarrollo económico de una región son compatibles siempre que los recursos naturales se utilicen de manera sostenible, y para lograrlo, debemos considerar las perspectivas, los intereses y las necesidades de la población local. Por esta razón, durante los últimos años, hemos trabajado con la comunidad de la Bahía de San Quintín para encontrar soluciones creativas que respondan a una mejor gestión de los recursos naturales, así como para mejorar las condiciones de vida de la población.

Desde 2016, hemos trabajado con los productores ostrícolas para implementar las mejores prácticas para sus actividades de acuacultura. Además, en 2018 llevamos a cabo un taller de joyería con miembros de La Chorera, Chapala y Pedregal para aprender a usar los recursos naturales de la región, como conchas, y convertirlos en joyas.

Foto: Claudia Guzmán.

Celebrando la migración de las aves

En 2015 organizamos el primer Festival de Aves de la Bahía de San Quintín con el objetivo de compartir con la población local las maravillas de la migración y el número de especies con las que comparten esta área natural.

Los festivales de aves tienen la intención de involucrar activamente a la población local en las actividades de conservación, al mismo tiempo que ofrecen una nueva oportunidad económica local. En otras partes del mundo, los festivales representan un ingreso económico significativo para los locales porque acogen a un número importante de visitantes internacionales.

Nuestro objetivo es que las comunidades locales de la Bahía de San Quintín se apropien del Festival de Aves y lo vean como una nueva fuente de ingresos para mejorar sus medios de vida.

Foto: Mirna Borrego.

Durante el primer Festival de las Aves de Bahía San Quintín, los locales asistieron sólo como espectadores, pero para el 2018 ya formaban parte del comité organizador. Ahora la comunidad se encuentra preparando actividades para el 5to. Festival de Aves de Bahía San Quintín que se realizará el 8 y 9 de noviembre de 2019.

Foto: Bárbara Ramírez.

Nuestros festivales han mejorado significativamente gracias a que miembros del staff y las comunidades locales, han visitado festivales de aves en Cozumel, Vancouver, Point Reyes y Alaska, esto como parte de los intercambios de experiencias.

Lo que hemos logrado a lo largo de estos 18 años ha sido en gran medida gracias a nuestros amigos, que han apoyado continuamente la conservación de la naturaleza en Baja California.

¡Muchas gracias!