Amigos del mar, experiencia en el Curso de Liderazgo de Kayak de Mar

Tiempo de lectura: 10 minutos

Texto por Claudia Guzmán / Coordinadora de Concientización y Participación Social de Terra Peninsular

Fotos por César Hernández, Oliver Castillo y Claudia Guzmán

Todo empezó en enero de 2018 cuando César, Director Ejecutivo de Terra Peninsular, participó en el Curso de Liderazgo de Kayak de Mar. A su regreso contagió a todo el staff con los 7 principios No Deje Rastro y con las habilidades de liderazgo.

También fue el inicio de una estrecha colaboración con NOLS México, ya que tuvimos la oportunidad de llevar a cabo el primer curso en Baja California de Entrenadores No Deje Rastro en la Reserva Natural Punta Mazo. Esto derivó en convertirnos en socios comunitarios de Leave No Trace para poder compartir la filosofía en nuestra comunicación y eventos, como el Festival de las Aves.

Ahora fue mi turno de ser parte de la generación de enero 2019. Después de llevar a cabo el proceso de selección, me embarqué en una expedición de mar que me ha dejado grandes aprendizajes.

Foto: Claudia Guzmán.

NOLS es una institución educativa sin fines de lucro que lleva a personas de todas las edades a expediciones silvestres en zonas de difícil acceso, en las cuales enseñan habilidades técnicas al aire libre, liderazgo y ética ambiental en algunos de los lugares más salvajes del mundo. La misión de la escuela NOLS es ser la fuente educativa líder en técnicas de vida al aire libre y liderazgo que sirva a la gente y proteja al medio ambiente.

Más información sobre NOLS en www.nols.edu/es/nols-mexico/

Expedición

Del 30 de enero al 12 de febrero de 2019 en Mulegé, B.C.S., participé en el Curso de Liderazgo de Kayak de Mar junto con 13 compañeros más, algunos representantes de CONANP, otros venían de La Paz, Cancún y Querétaro. Los instructores fueron Liz, David y Jim, cada uno con una impresionante experiencia de vida y excelentes educadores al aire libre.

Campamento NOLS en Mulegé

El primer día inició a las 8:00 am en la Plaza Central de Mulegé, éste fue el punto de reunión donde nos esperaba una van blanca y personal de NOLS para trasladarnos al campamento.

Llegamos al campamento y el staff de NOLS nos recibió con una cálida bienvenida. Nos presentamos y aprovechamos para conocer las instalaciones. Uno de mis lugares favoritos fue el comedor exterior, la vista de la playa El Coyote es mágica, así como el árbol de mezquite que adorna el patio.

Campamento. Foto: César Hernández.

Todo funciona mejor con un sistema

Las primeras actividades que hicimos durante el primer día fue prepararnos para la expedición con clases de empacado y raciones de alimentos. La primera clase fue increíble, los instructores nos enseñaron cómo hacer nuestra maleta, escoger lo que realmente es necesario y ¡todo puede caber en un kayak!

La clase de raciones fue nueva para mí, el almacén está lleno de recipientes de comida a granel que seleccionas dependiendo de los días y el grupo de personas. Hay que ser muy creativos en la cocina al aire libre para no desperdiciar alimentos y comer bien, sin estos dos sistemas la expedición no hubiera sido exitosa.

Cardumen

Es el segundo día, la mañana se siente fría, pero los tonos rosados del amanecer la han vuelto cálida. Me siento emocionada y expectante de ver todos los kayaks en la orilla y pensar que esto apenas comienza. Después de lograr empacar todo el equipo, escogimos nuestro kayak y a nuestro compañero de viaje.

Para mi sorpresa, la instructora nos pidió ser punteras de este primer recorrido, esto significa que eres el kayak que abre brecha junto con el que tiene rol de voz en el agua. Desde la proa empecé a remar en un mar que parecía un espejo, el fluir era natural y el paisaje increíble. Desde ese momento iniciamos nuestro viaje como cardumen, teníamos kilómetros por delante para aprender a desplazarnos juntos como los peces, en sincronía.

Foto: Claudia Guzmán.

El Nido

Después de unos días de navegar y acampar, el mar dejó de ser un espejo, los fuertes vientos del norte lo habían convertido en el lugar favorito de los borreguitos de mar, esas pequeñas olas llenas de espuma blanca que danzan con los delfines pero que te impiden salir a remar.

La playa El Nido fue nuestro campamento por tres días en donde esperamos a que las condiciones climáticas mejoraran para poder salir. En esos días sucedieron muchas cosas, entre ellas, recibir a la embarcación con las nuevas raciones de comida. Cada día todos desempeñamos roles de liderazgo diferente, como ser líder de playa, líder del día y seguidor activo. Tuvimos clases muy interesantes desde una clase de mareas hasta una clase de palomitas. También todos tuvimos la oportunidad de compartir una clase, en mi caso compartí lo que hago en Terra Peninsular. Fue muy enriquecedor escuchar a mis compañeros y aprender de ellos.

Recuerdo las veces en las que nos reuníamos a las 4:00 am frente al mar para observar y analizar con el triángulo (tesoro de todo buen marinero) las condiciones del mar, el clima y factores humanos. Estar en El Nido nos hizo trabajar nuestra paciencia, mejorar nuestras habilidades de juicio y toma de decisiones, tolerancia a la adversidad e incertidumbre y trabajo en equipo.

Playa El Coyote. Foto: Claudia Guzmán.

Aprender a flotar y soltar

Para embarcarte en un curso como éste, no necesariamente tienes que tener la habilidad para nadar, ya que todo el tiempo usamos chalecos salvavidas. Así que, bueno, sin saber nadar me animé a aventurarme en el mar abierto. Al principio no me causó ningún problema hasta que hicimos la práctica de autorescate, que consiste en voltear el kayak y aprender a salir de él y volver a subir. Fue el momento en el que me sentí más vulnerable, aunque traía el chaleco no sabía cómo moverme en el agua, en todo momento el instructor me estuvo guiando y motivando hasta que lo logré. 

Después de compartir esta experiencia en el tiempo de reflexión, mi querida instructora Liz se ofreció a enseñarme a nadar. Lo cual pudimos hacer en dos ocasiones. Su paciencia y amor por el mar me ayudaron a flotar y a dar mis primeros braceos. Nunca olvidaré sus palabras “Tu cuerpo quiere flotar porque es natural” y yo aprendí que se aprende a flotar cuando aprendes a soltar.

La ruta

En total remamos 80 kilómetros desde Bahía Coyote hasta el Estero Jacobo. Normalmente eran jornadas de cuatro horas remando con descansos en el agua o en alguna playa. Durante la ruta tuvimos la oportunidad de ver delfines y aves. Remar por tantas horas, permitía a los instructores enseñarnos técnicas de remado, lectura de mapas e interpretación de naturaleza.

Ruta de la expedición. Cortesía de César Hernández, elaborado por Eduardo Castillo. 

Inspiración

Disfruté mucholos momentos de inspiración y reflexión, las caminatas y los momentos a solas. Observar la naturaleza con tanta atención y respeto fue el motor de mis días. El principio número cuatro de No Deje Rastro es “deje lo que encuentre”. Suena difícil para los que nos gusta coleccionar objetos de la naturaleza como conchas, piedras y maderas. Pero, el punto es encontrar una forma creativa de llevarte algo contigo, puede ser una fotografía, un dibujo o un poema. Y agradecer a ese espacio por darte tanto, así alguien más podrá encontrarse con esos fragmentos de inspiración.

Nuevas olas

Puedo decir que no soy la misma persona después de haber sido parte de esta expedición, en lo personal y en mi trabajo trato de mejorar mi autoliderazgo y de aplicar las habilidades que aprendí. La intención de esta capacitación es fortalecer el programa de Concientización y Participación Social, el cual coordino. Sin embargo, nos gustaría que otros programas se capaciten y sean parte de la experiencia NOLS, esperamos que en enero del 2020 alguien más del staff participe en este curso.

Agradecimientos

Un especial agradecimiento a Terra Peninsular por darme la oportunidad de seguir fortaleciendo mis habilidades, hacer posible este curso y experiencia de vida. También agradezco al Fondo Anual de NOLS por la beca que me fue otorgada gracias a las donaciones que hacen posible que otros alumnos, al igual que yo, podamos educarnos en los programas NOLS.


Poema titulado “Acá entera”que escribí el 7 de febrero de 2019 en playa El Nido:

Deja que la sal del mar te haga flotar

Deja que la sal del mar te haga flotar

De vez en cuando abre los ojos abajo del agua

Siente el viento en los labios

Trata de abrazar el sol con tu pecho

Olvida lo que la marea se ha llevado

Confía en la arena que tocan tus pies

Sonríe porque estás aquí