Conservando el hábitat de Piper en Ensenada

Tiempo de lectura: 4 minutos

Por Dr. Eduardo Palacios / Terra Peninsular

Piper es un filme corto de Disney Pixar que dura seis minutos y trata sobre aves playeras forrajeando en una playa arenosa típica de la región californiana, en donde se ubica Ensenada, en Baja California.

En este corto video la mamá playera literalmente empuja a su hija Piper a conseguir su sustento por ella misma y después de algunas tribulaciones en conseguir almejas entre las olas, la pobre ave playera debe conquistar su acuafobia.

t-piper-finding-dory-short-pixar-02

Amén de ciertas imprecisiones en la trama, como el hecho de mezclar anidación en una zona de migración, el video es tierno, ligero y es uno de esos que no debes perderte.

Y ¿qué tiene que ver Piper con la conservación de aves playeras y sus hábitats en Ensenada? Resulta que miles de estas aves playeras, incluyendo la especie que fue la motivación de los creadores de Piper y que se conoce como playero blanco (Calidris alba), dependen de playas arenosas durante la migración de otoño y en invierno. Las playas arenosas de la Bahía de Todos Santos, en particular la barra arenosa del Estero de Punta Banda y la playa frente al Campo Militar del Ciprés, son muy importantes para esta especie.

4

Estas playas arenosas además de contener alimento en abundancia también deben ser lugares seguros y confiables para descansar y alimentarse. El disturbio humano, especialmente el ocasionado por perros sueltos en las playas, no permite que las aves playeras aumenten de peso y que reúnan las reservas de grasa necesarias para la migración a larga distancia debido a la exclusión y acceso interrumpido a los recursos alimenticios y a los lugares de reposo.

A causa del disturbio, las aves en lugar de alimentarse y descansar para recargar energías, vuelan constantemente y gastan energía.

Debido a que miles de playeros blancos y de otras aves playeras migratorias hacen escala migratoria y pasan el invierno en la Bahía de Todos Santos, Terra Peninsular A.C. está buscando designar a la bahía como un sitio nuevo de la Red Hemisférica de Reservas para Aves Playeras (RHRAP) con el apoyo de la Comisión para la Cooperación Ambiental (CCA) y el CICESE.

Una vez designado el sitio se buscará reducir las perturbaciones humanas en las playas arenosas mediante el trabajo con los usuarios de las playas para desarrollar estrategias efectivas de reducción del disturbio para las aves playeras.

La almejita (Donax gouldii) es el principal alimento del playerito blanco (Calidris alba) y otras aves. Foto: Eduardo Palacios.
La almejita (Donax gouldii) es el principal alimento del playerito blanco (Calidris alba) y otras aves. Foto: Eduardo Palacios.

La protección de estos hábitats críticos no sólo es un asunto de beneficio para las aves playeras migratorias, sino también lo es para la protección de servicios ecosistémicos de los cuales dependemos para enfrentar los retos del cambio climático.

Además, conservar playas arenosas y dunas en buen estado de conservación nos asegura un hábitat adecuado para las aves playeras pero también aumenta la resiliencia de las costas ante tormentas cada vez más intensas con inundaciones costeras y vientos fuertes.

La conservación de las aves playeras y sus hábitats benefician a las personas de diversas maneras y la comprensión y promoción de estos «servicios ecosistémicos» puede ayudar a equilibrar los argumentos económicos tradicionales contra las acciones de conservación.

Sigue leyendo sobre la nominación de Bahía de Todos Santos como sitio RHRAP