Descubriendo las amenazas que impactan al zarapito pico largo invernante en el Valle de Mexicali

Por Erica Gaeta / Técnico de campo       

El viernes, 22 de febrero del 2019 fui en busca de zarapitos pico largo. Después de que pasaron unas cuantas horas sin ver ninguna ave, finalmente pude observar una bandada de zarapitos (Numenius americanus), ibis cara blanca  (Plegadis chihi), pata amarilla mayor  (Tringa melanoleuca), garza ganadera (Bubulcus ibis), entre otros; se estaban alimentando en un campo de trigo que estaba siendo irrigado por la inundación por primera vez, ya que el suelo se preparó inicialmente para la siembra. Las aves aman esta etapa ya que los insectos salen del suelo en el intento de no ahogarse.

Empecé contando 16 zarapitos, pero enseguida me di cuenta de que una persona armada también estaba en el campo. ¡BOOM!  Lo vi disparar dos veces. Fue impactante ver que los zarapitos regresaban al mismo sitio, aterrizando a 20 metros de distancia del hombre disparando y continuaron alimentándose.

Después de 5 minutos de estar en el área contando aves y observándolas, el terrateniente se acercó a mí. Como estaba sola, me puse un poco nerviosa que me dijera que estaba en problemas. Enseguida le expliqué sobre mi investigación e interés en los zarapitos y  abiertamente me expresó su frustración hacia ellos, les dice aves obstinadas. Me explicó que tiene que contratar a varias personas por 3 días para vigilar el área mientras está inundado. Ahí me di cuenta por qué las llama aves obstinadas. Continuaban los disparos, algunas aves volaban y otras no, pero aquellas que volaban volvían para continuar alimentándose. Este comportamiento me alarmaba, ya que hacía a los zarapitos muy vulnerables.

Esta no era la primera vez que un agricultor de trigo me expresaba su frustración con los zarapitos. Los agricultores de trigo con quienes he hablado me dicen que los zarapitos causan mucho daño a sus cosechas debido al pisoteo durante las primeras etapas de su crecimiento. Durante el riego, la cosecha es muy susceptible al pisoteo ya que el suelo es muy blando.

Después de hablar con el terrateniente, tomé este video. Permanecí en este sitio durante varias horas. Me fui del lugar después de haber pensado que el tirador se había marchado. Conduje aproximadamente 1 kilómetro a otro sitio de investigación cuando escuché dos disparos que provenían de la misma dirección de donde yo venía. Aunque no vi a ningún ave directamente herida mientras estaba ahí, el terrateniente me admitió que, tristemente, le disparan a los zarapitos de manera ocasional. Me contó que cuando matan a un zarapito lo dejan en el suelo, mientras los demás zarapitos vuelan por encima de ellos en círculos, y trinando. Dice que hacen esto para atraer zopilotes aura (Cathartes aura) para que espanten también a los zarapitos. Fue un poco desalentador el haber escuchado más disparos después de haberme ido.

Entiendo que esto es su sustento y que tienen familias a quien alimentar. Espero poder hablar con la mayor cantidad de agricultores posible para obtener más información sobre este tema y espero que podamos hacer algo al respecto.

Otro método que he visto desde lejos y escuchado es el uso de cohetes pirotécnicos para espantar a las aves de los campos agrícolas.

Por último, los terratenientes y vigilantes se han acercado a mí y a los miembros de Pronatura con la sospecha de que somos cazadores furtivos mientras estamos realizando la investigación. Nos cuentan historias sobre cazadores de Estados Unidos que cruzan y matan en sus propiedades. El otro día nos encontramos con un ibis cara blanca herido caminando por un pequeño canal, esta pobre ave tenía un ala rota, desconocemos la causa.