El espectáculo plateado del pejerrey

Tiempo de lectura: 5 minutos

Por Antonieta Valenzuela / Coordinadora de Comunicación de Terra Peninsular

Cada año, el Golfo de Santa Clara en Sonora es el escenario para el desove del pejerrey, una especie endémica del Mar de Cortés que desova justo en la orilla de la playa. Entre marzo y mayo o incluso hasta junio, los visitantes pueden apreciar un espectáculo único en el que la costa se tiñe de color plateado por unos segundos.

Foto: Reserva de la Biosfera Alto Golfo de California y Delta del Río Colorado.

El pejerrey (Leuresthes sardina) es una especie pariente de las sardinas que mide entre 11 y 15 centímetros, su cuerpo es traslúcido y tiene una franja plateada. Para aparearse, se deja llevar por las olas hacia las playas en donde las hembras se entierran en la arena y depositan huevecillos (entre mil y 3 mil), mientras que los machos las rodean para fertilizarlas.

Después de este proceso, que dura unos 30 segundos, hembras y machos regresan al mar. En la temporada primaveral, las hembras llegan a desovar hasta seis veces, por lo general ocurre entre uno y seis días después de cada luna llena o luna nueva.

Los huevecillos enterrados en la arena encuban aproximadamente dos semanas hasta la siguiente marea, cuando las crías salen del cascarón y con el oleaje entran al mar.

Foto: Reserva de la Biosfera Alto Golfo de California y Delta del Río Colorado.
Foto: Reserva de la Biosfera Alto Golfo de California y Delta del Río Colorado.

Así como cada año sale del mar para reproducirse, cada año el destino del pejerrey corre peligro, ya que el ciclo de reproducción se ve interrumpido: la época de reproducción coincide con la temporada de mayor actividad turística en las playas del Golfo de Santa Clara.

El pejerrey depende de la disponibilidad de las playas para su desove y su principal amenaza es la actividad turística, puesto que algunos visitantes y locales aplastan al pejerrey durante la reproducción o pisan las áreas de las playas en donde se quedan los huevecillos, y por lo tanto, las crías no se desarrollan.

Puesto que las playas del Golfo de Santa Clara se encuentran dentro de la Reserva de la Biosfera Alto Golfo de California y Delta del Río Colorado y el pejerrey no presenta estatus de protección oficial, la reserva se ha dado a la tarea de proteger esta especie.

Por segundo año consecutivo la reserva organizó el 2do. Festival del Playero Rojizo y el Pejerrey con la finalidad de informar a locales y visitantes sobre la importancia del pejerrey, así como promover las recomendaciones para garantizar su reproducción. (Lee la Crónica Terra aquí http://terrapeninsular.org/festival-playero-rojizo-pejerrey-2016/).

Además, el pejerrey es el principal alimento del playero rojizo (Calidris canutus) un ave migratoria famosa por recorrer largas distancias y que descansa en el Golfo de Santa Clara antes de continuar su travesía hacia Alaska, en donde se reproducirá durante el verano.

Algunas de las recomendaciones para los turistas y locales son: evitar perturbar al pejerrey durante el desove, y mediante el ejemplo, invitar a otros a hacer lo mismo; también se recomienda no recolectar más peces de los necesarios, no usar redes u otro equipo para atraparlos y evitar pisar las zonas de playa en donde se quedan los huevecillos. De la misma manera, se recomienda no molestar al playero rojizo mientras se encuentra en la zona.

Foto: Reserva de la Biosfera Alto Golfo de California y Delta del Río Colorado.
Foto: Reserva de la Biosfera Alto Golfo de California y Delta del Río Colorado.