Intermareal rocoso San Quintín: UNAMirada en el tiempo cero

Por Ricardo Domínguez, Christian Alfonso Martínez, Carlos Lozano García y Aldo Franco Díaz / Mediterranews

La zona intermareal es un lugar de transición en donde ocurren cambios abruptos producto del movimiento de las mareas. Delimitada por la bajamar y la pleamar, esta zona se clasifica dependiendo el tipo de suelo en blando y rocoso, siendo este último el de interés.

Esta zona suele dividirse en franjas paralelas a la línea de costa en: zona de salpicadera (descubierta permanentemente), franja supralitoral (zona expuesta a mayor tiempo de desecación), franja mesolitoral (cubierta y descubierta dos veces al día por ciclo de marea diario), franja intermedia (menos tiempo de exposición y presencia de pozas de marea) y la franja infralitoral (casi siempre húmeda). La zona intermareal se caracteriza por albergar diferentes comunidades de organismos, los cuales en su mayoría son sésiles (organismos sin movimiento) y/o con poco desplazamiento. Entre los que destacan mejillones, estrellas de mar, cangrejos, macroalgas, etc.

Debido a su cercanía a los asentamientos humanos, las comunidades de la zona intermareal rocosa son objeto de constantes presiones antropogénicas, como son la destrucción y/o modificación del hábitat, la colecta y sobreexplotación de especies, así como la contaminación del ecosistema, entre otros. Esto genera disturbios en la estructura de la comunidad de la zona intermareal rocosa, por lo que su estudio es de suma importancia, debido a que permite saber de qué manera se está afectando a la comunidad.

Tal es el caso de San Quintín, en donde se pretende instalar una desalinizadora cercana a la zona intermareal rocosa, que si bien, representa un beneficio para la población, al comenzar a operar arrojará al océano agua de desecho, la cual presenta una concentración 1.3 a 1.7 veces más alta que el promedio del agua de mar. Esto podría impactar a las comunidades bentónicas de la zona intermareal rocosa, debido a que existirían variaciones fisicoquímicas en el ecosistema, lo que provocaría disturbios que conllevarían a la pérdida en riqueza y abundancia de especies, dentro de las cuales hay especies que son aprovechadas por los pobladores de San Quintín.

LEER ARTÍCULO COMPLETO


Este artículo se publicó originalmente en la edición de diciembre de 2017 del boletín Mediterranews

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *