Mis prácticas en Terra Peninsular

Por Lupita Solano / Environment for the Americas

No puedo creer lo rápido que pasó mi pasantía de tres meses en Terra Peninsular, la experiencia fue un regalo increíble, lleno de experiencias únicas y personas maravillosas.

Quiero agradecer a Environment for the Americas (EFTA), Fish and Wildlife Service, Terra Peninsular, CIBNOR, CICESE, UABC, y a todos los maravillosos miembros de las comunidades por brindarme esta experiencia inolvidable. Esta pasantía realmente fue un esfuerzo de colaboración para que pudiera avanzar en mi carrera en el área de la conservación y aumentar mi conocimiento de las aves.

Además de que esta pasantía en EFTA fue una gran oportunidad de aprendizaje para mí, también ha servido como un intercambio de ideas, pensamientos, filosofía y cultura. Siento de todo corazón que Terra Peninsular ha sido una influencia increíble en mi filosofía personal como conservacionista y aprecio los objetivos para los que trabajan todos los días.

Una de mis cosas favoritas de trabajar con Terra Peninsular es que tienen un ambiente genuino de compañerismo y siempre me hicieron sentir parte del grupo. Desde salidas de observación de aves, salir a pasear después de una larga semana de trabajo, hasta largas reuniones de trabajo. Todos en Terra siempre se aseguraron de estuviera involucrada en todas las actividades.

Quizás te preguntes cómo me adapté a la vida en Baja California. Fue más fácil de lo que pensaba, todas las personas a las que conocí fueron extremadamente amables y curiosos sobre mi pasantía y muchas veces fue fácil encontrar puntos en común. Conocí a muchos artistas, estudiantes y conservacionistas que no sólo querían saber quién era yo y qué estaba haciendo allí, sino que también querían enseñarme cosas y mostrarme sus aspectos favoritos de Baja California.

El tiempo que no le dedicaba al trabajo con Terra Peninsular, lo invertí en sumergirme en la ciudad: tomé una clase de cerámica de nueve semanas con una increíble ceramista llamada Sara, mi amiga (y también practicante) Christine y yo fuimos al gimnasio la mayoría de los días, fuimos seguido a una cafetería que se encuentra a una cuadra de Terra, cocinamos juntas y conocimos la escena culinaria local. Lo que es más importante, mi tiempo con Terra Peninsular me ha animado a crecer como ser humano y como conservacionista. Me ha facultado para seguir mi camino con aún más determinación, empatía y compasión en general. Sé que volveré, así que en lugar de decir adiós, me gusta pensar en esto como un hasta pronto.

Posted by Terra Peninsular on Friday, April 6, 2018

Comentarios de Facebook