Reserva Natural Punta Mazo

Ubicación: Bahía San Quintín, Baja California

Fecha de certificación: 24 de octubre del 2014

Superficie: 830 hectáreas y 8 kilómetros de largo

Grado de protección: Área Destinada Voluntariamente a la Conservación (ADVC)


Acerca de la reserva

El predio que ahora conforma la reserva fue adquirido en el 2011 por Terra Peninsular con fines de conservación y el 24 de octubre del 2014 se certificó como Área Destinada Voluntariamente a la Conservación (ADVC).

Esto se logró mediante la Secretaría de Medio Ambiente y Recursos Naturales (Semarnat) a través de la Comisión Nacional de Áreas Naturales Protegidas (Conanp).

Ubicación

La Reserva Natural Punta Mazo se encuentra en la Bahía de San Quintín, Baja California, y es la península occidental que le da forma y protección a toda la bahía.

Flora

La vegetación se caracteriza por la presencia de dunas costeras, marisma, matorral halófilo y matorral costero e incluye poco más de 73 especies, de las cuales 16 son endémicas para la región. Algunas de estas especies son:

  • Siempreviva (Dudleya anthonyi)
  • Biznaga llavina (Mammillaria dioica)
  • Tronadora (Astragalus trichopodus)

Fauna

En cuanto a su fauna, Punta Mazo es el hábitat de cerca de 97 especies diferentes, entre mamíferos terrestres, mamíferos marinos, anfibios reptiles, aves residentes y migratorias.

Entre la fauna se encuentran un buen número de especies de aves, mamíferos, reptiles y anfibios representativas de los ecosistemas de dunas, matorral costero y aves migratorias, como son las siguientes:

  • Víbora de cascabel (Crotalus enyo)
  • Huico de Baja California (Aspidoscelis labialis)
  • Lagartija sin patas (Aniella geronimensis)
  • Coyote (Canis latrans clepticus)

La Reserva Natural Punta Mazo también es un sitio ideal para el avistamiento de aves. Algunas de las especies que se pueden observar entre el otoño e invierno son:

  • Branta negra (Branta bernicla)
  • Playerito blanco (Calidris alba)
  • Ostrero americano (Haematopus palliatus)

En el verano, la playa arenosa de la reserva es el sitio de reproducción del chorlito nevado (Charadrius nivosus) y el charrán mínimo (Sterna antillarum).

Centro de visitantes: El Refugio

En la entrada de la reserva se encuentra el centro de visitantes, el cual cuenta con las instalaciones necesarias para ofrecer una experiencia ecoturística en la Bahía de San Quintín.

Las instalaciones incluyen:

  • Casa con capacidad para 12 personas.
  • Cocina de uso común equipada con estufa de dos quemadores, gas y utensilios de cocina
  • Zona para acampar para hasta 20 personas
  • Dos baños secos y cuarto de baño
  • Área para fogatas
  • Energía eléctrica proporcionada por paneles solares
  • Apoyo de un guardaparque las 24 horas

Estación interpretativa: La Ola

Dentro de la reserva se encuentra La Ola, una estación interpretativa construida durante el Programa de Empleo Temporal (PET) de la Secretaría de Medio Ambiente y Recursos Naturales (Semarnat) en el 2016.

La estación La Ola se encuentra en el punto extremo de la reserva, cerca del volcán Monte Mazo, y es una estructura de madera con uniones metálicas y los barrotes contienen información sobre la flora y fauna de la reserva, es una construcción amigable con el medio ambiente e interactiva entre los visitantes y el entorno natural.

Actividades permitidas

  • Senderismo
  • Investigación científica y monitoreo
  • Fotografía de naturaleza
  • Fotografía estelar
  • Surf
  • Campismo
  • Observación de aves

Recomendaciones para visitantes

  • Contar con un vehículo de doble tracción debido a las condiciones de los caminos, ya que estos son de arena suelta y con rocas
  • Revisar las condiciones climatológicas antes de la salida en https://weather.com/
  • Llevar medicamentos básicos personales (dolor de cabeza, mareos, alergias, etc.), la tienda más cercana está en San Quintín, a 45 minutos desde El Refugio
  • En la noche puede bajar considerablemente la temperatura: llevar ropa cómoda y ligera, pantalón, manga larga, chamarra o ropa abrigadora, gorro, guantes, etc.
  • Solamente caminar por los senderos, y no alejarse del grupo, durante la noche es fácil perderse, además el sitio también es hogar de víboras de cascabel
  • Si encuentra una víbora de cascabel no intentar agarrarla y avisar de inmediato al guardaparque
  • No correr riesgos innecesarios: cuídese a sí mismo y a los demás

VISITA LA RESERVA NATURAL

Más información aquí