Concluye taller sobre manejo de residuos en La Chorera

Tiempo de lectura: 5 minutos

Por Jorge Andrade y Antonieta Valenzuela / Terra Peninsular

Después de cuatro sesiones repartidas a lo largo del mes de septiembre, el taller «Buenas prácticas para el manejo de residuos» finalizó el pasado 24 de septiembre de 2016 en la comunidad La Chorera, en San Quintín.

El taller impartido por los consultores ambientales Adriana Puma y Mark Lupio, de Proyectos Ambientales Integrales (PAI), se enfocó en que los participantes lograran identificar la cantidad y los tipos de residuos generados en mayor cantidad en La Chorera, así como encontrar opciones sustentables para recuperar su valor.

procodes-16

Con la participación de 20 mujeres, en el taller se vieron diferentes temas como la separación de residuos, políticas ambientales, tipos de composta, biodegradación, preparación de lombricomposta, entre otros, además de actividades en equipo para reforzar el análisis e intercambio de ideas.

Residuos y lombricomposta

“La basura es dinero desperdiciado”, enfatizó Adriana Puma en una de las sesiones del taller. Explicó que el 80% de lo que conocemos como basura en realidad puede tener otro uso, y por lo tanto, no se trata de basura sino de residuos.

Uno de los primeros ejercicios del taller consistió en que las participantes identificaran y pesaran durante un tiempo determinado la cantidad de basura que generaba cada persona, tomando en cuenta las herramientas y conocimientos de las dos primeras sesiones.

Después de que cada persona compartiera los resultados del ejercicio y de hacer una lista de los tipos de residuos, al final se hizo un estimado de toda la comunidad de 130 personas y las cifras mostraron que en promedio cada persona en La Chorera genera alrededor de 1.2 kilos de basura al día, en su mayoría plástico.

Lo anterior supera la cifra estatal promedio de 820 gramos de basura generados por persona en un día, de acuerdo con datos del Instituto Nacional de Geografía y Estadística (Inegi).

“Ahora saben cuánto se genera en la comunidad, de eso pueden tener un ingreso, no hay necesidad de generar más basura”, puntualizó Adriana Puma al terminar el ejercicio grupal y agregó “Todo lo que ustedes generan puede tener un valor, es cuestión de buscarle la manera”.

Para cerrar el taller, el último día se enfocó en la preparación de lombricomposta y fue el turno de Mark Lupio explicar a las participantes cómo es el proceso de biodegradación, los tipos de composta, los tipos de residuos orgánicos que se usan para la composta, el papel de las lombrices en el proceso, etc.

Explicó que la lombricomposta utiliza lombrices de tierra para acelerar el proceso de biodegradación y que este tipo de composta produce abono con materia orgánica que sirve como fertilizante natural, se usa directo o combinado con tierra. Las participantes, e incluso los niños, aprendieron a preparar lombricomposta como una actividad para aprovechar los residuos orgánicos.

Manejo de residuos

“Idealmente el manejo de residuos consiste en consumir solo lo necesario para no generar tantos residuos; separar, reutilizar y reciclar los residuos; así como disponer adecuadamente aquellos que no pudieron ser valorizados”, así explica el manual que se entregó a cada participante.

Ya sea separando los residuos y depositándolos en un lugar en donde se reciclen, vendiéndolos o sacando provecho de los residuos orgánicos con lombricomposta, al final las participantes analizaron las opciones y entre ellas comenzaron a organizarse, e incluso, surgieron ideas para invitar a otras personas dentro de la comunidad para sumarse a este proyecto.

Debido a la importancia de involucrar a las comunidades en actividades que fomenten el cuidado del ambiente, sobretodo en un sitio de valor para la conservación como lo es la bahía de San Quintín, existe la posibilidad de replicar este taller en otras comunidades dentro de esa región.

Este proyecto se realizó con el apoyo de Pro Esteros A.C. y fue financiado por el Programa de Conservación para el Desarrollo Sostenible (Procodes) de la Comisión Nacional de Áreas Naturales Protegidas (Conanp) junto con North American Wetlands Conservation Act (Nawca).

Clic aquí para ver el álbum de fotos