Último monitoreo de aves del 2017 en Bahía de Todos Santos

Por Jonathan Vargas / Asociado a Proyectos de Conservación de Aves de Terra Peninsular

El 16 de diciembre realizamos nuestro último monitoreo de aves playeras del año en Bahía de Todos Santos. En esta ocasión, contamos con el apoyo incondicional de Abril Heredia, estudiante de posgrado en CICESE y colaboradora de Terra Peninsular A.C., y Roberto Pineda, miembro del Club de Observadores de Aves Los Correcaminos.

Particularmente en esta salida existía un sentimiento de nostalgia, pues sería el último monitoreo del año y quizá del proyecto. Sin embargo, el día no podía ser menos interesante con condiciones climáticas muy cambiantes; por un momento soleado y después nublado pero bastante frío, puedo decir. En definitiva, la temporada invernal se hizo notar y nosotros también lo notamos por la gran cantidad de especies que encontramos a lo largo del día. Muchas invernantes y las siempre interesantes residentes, logrando observar 101 especies diferentes, sin duda fue el mejor día observando aves en Ensenada.

Desde el inicio de nuestro habitual recorrido sobre la playa, tuvimos condiciones de marea alta excepcionales, permitiéndonos tener acercamientos a las aves que se alimentaban sobre la orilla siguiendo el vaivén de las olas, esto nos dio oportunidad de intentar algunas fotos.

Nuestra suerte mejoró al encontrar el primer chorlo nevado (Charadrius nivosus) con anillos. El primero sólo tenía un anillo metálico, el cual es muy difícil poder leer el código a menos que se tenga en mano, pero el segundo y tercero que encontramos presentaban una combinación de 4 anillos de colores, como es habitual para esta especie.

Chorlo nevado anillado

Estas combinaciones ayudan a identificar al individuo, al ser única, cada combinación permite individualizarlos y saber exactamente de qué ave se trata; esto tras contactar a los investigadores que colocaron las marcas. Lograr estas observaciones de especies anilladas o con marcas nos ayuda a determinar la conectividad de Bahía de Todos Santos con los sitios de reproducción, sitios de paso durante la época migratoria y los sitios donde pasan el invierno; además de brindar información sobre las historias de vida de los individuos, aportando así para temas de conservación y manejo de hábitats.

Aquí menciono algunas cifras de las especies encontradas durante el conteo:

  • 775 individuos registrados de playero blanco (Calidris alba), la especie más abundante fue el
  • 446 individuos de playero occidental (Calidris mauri)
  • 14 individuos de playero rojizo (Calidris canutus roselaari), esta es otra de nuestras especies de interés para la conservación que en México ya que está en peligro de extinción
  • 130 individuos de chorlo nevado (Charadrius nivosus), especie catalogada como amenazada en México y una de las especies por las que se denominó a Bahía de Todos Santos como reserva de aves playeras por la Red Hemisférica de Reservas de Aves Playeras (RHRAP), ya que alberga al menos el 5% de la población del Pacífico de esta especie, reafirmando la importancia del lugar para esta y otras especies migratorias

Agradecemos a la Comisión para la Cooperación Ambiental (CCA) por el apoyo para realizar este proyecto y a Terra Peninsular A.C. por conducir tan importante proyecto de conservación en Bahía de Todos Santos.

001

VER ÁLBUM DE FOTOS

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.