Un escaparate para hablar de la biodiversidad de las Californias

Por Mirna Borrego Lazalde / Oficial de Servicios Educativos

Si nos remontamos al pasado de los museos de historia natural, encontraremos que todo empezó en una cajita que luego se convirtió en un gabinete de curiosidades, un lugar donde se resguardaban cristales, estrellas de mar, plumas de aves, cráneos de pequeños mamíferos y ejemplares prensados de flores exóticas, descubrimientos de exploradores que viajaban por el mundo con el impulso de la curiosidad y de mostrarle a la sociedad sus hallazgos.

Hoy en día los investigadores y científicos luchan por conservar muchas de las especies de flora y fauna que vemos en los museos y que aún existen pero que se encuentran en un estado de conservación muy preocupante y de no prestar atención y actuar, las seguiremos viendo, pero ahora en un estado de extinción.

El miércoles 6 de febrero de 2019, se llevó a cabo el simposio del estado de la biodiversidad en el Museo de Historia Natural de San Diego. En esta increíble institución se reunieron alrededor de 250 personas con el objetivo de conversar y presentar los trabajos de investigación, conservación y alcance comunitario que se están desarrollando en California y Baja California.

El simposio dio inicio a las 8:00 am y además de los asistentes pertenecientes de distintas organizaciones y ciudades, asistió también el Dr. Rodrigo Medellín, Ecólogo Mexicano muy reconocido por su trabajo en el campo de la conservación de murciélagos, jaguares y borrego cimarrón, entre otras grandes aportaciones a la ciencia.

State of Biodiversity Symposium (2)

Fui invitada a participar en la sesión “Sensibilización del público y biodiversidad regional” acompañada por 3 admirables mujeres que realizan trabajo comunitario del otro lado de la frontera, la idea de este espacio fue compartir estrategias que involucren a las comunidades a conocer y acercarse a la naturaleza, apropiarse de los espacios naturales que los rodean y aportar a la conservación de los mismos, compartiendo retos y contando historias.

Hablamos sobre la importancia de fomentar un ambiente de colaboración en las comunidades, alejándonos de la imposición y acercándolos a un trabajo de conservación participativo. Tuve la oportunidad de compartir nuestra experiencia en la creación de murales colectivos, los festivales de aves y el trabajo con jóvenes estudiantes en el Club Juvenil de Fotógrafos de Naturaleza Huellas Volcánicas.

En definitiva, incluir el trabajo con las comunidades es parte vital para el diseño de estrategias para la conservación del ecosistema, necesitamos promover que sucedan más espacios como este, donde se comuniquen los esfuerzos y acciones sin fronteras.

State of Biodiversity Symposium (4)