Proyecto de educación ambiental en Sierra de San Pedro Mártir

Tiempo de lectura | Reading time: 4 minutos

Por Antonieta Valenzuela

Con el objetivo de definir actividades de educación ambiental y desarrollar un plan estratégico en el Parque Nacional Sierra de San Pedro Mártir, hace poco más de seis meses dio inicio el proyecto de investigación “Evaluación de Educación Ambiental y Cultura por la Conservación dentro del Parque Nacional Sierra de San Pedro Mártir”, a cargo de Melanni Barajas y Yessica Medina. La presentación del informe técnico se llevó a cabo el 12 de febrero de 2016 en la ciudad de Ensenada, en la Secretaría de Protección al Ambiente del Gobierno del Estado.

Proyecto de educación ambiental en Sierra de San Pedro Mártir 2016

Debido al interés en la conservación del Parque Nacional Sierra de San Pedro Mártir (PNSSPM) decretado como Área Natural Protegida, en un inicio este proyecto se presentó en la dirección del parque nacional en junio del 2015, ya que en ese entonces no se contaba con educador ambiental del área (y hasta la fecha todavía no se cuenta con uno).

Convencida de los objetivos en acciones de educación ambiental, la dirección decidió presentar el proyecto al director ejecutivo de Terra Peninsular, César Guerrero Ávila, para lograr su financiamiento a través de las fundaciones donatarias. Al final, JiJi Foundation financió el proyecto y Terra Peninsular fungió como responsable técnico y administrativo.

Después de la presentación del informe técnico y para darle seguimiento, por el momento Yessica y Melanni continúan trabajando en una nueva propuesta con base en los resultados obtenidos, que incluye capacitaciones y trabajo con las comunidades aledañas del PNSSPM.

El proyecto en el PNSSPM surgió de la idea de que se tenía mucha información en cuanto a educación ambiental pero de manera difusa, así como la falta de investigación sobre la importancia de la educación ambiental. Debido a que existen pocos parques de manera prístina a nivel nacional y Áreas Naturales Protegidas, es necesario contar con un plan estratégico para informar a la comunidad para ser eficientes en cuanto a educación ambiental.

Entre los objetivos específicos, se buscaba conocer la percepción de los actores involucrados en el manejo del parque nacional en cuanto a educación ambiental, determinar las necesidades educativas de las cuales carece, así como las potencialidades con las que se cuenta para lograr la conservación del parque nacional.

Los resultados de encuestas realizadas a visitantes entre 2014 y 2015 concluyeron en la falta de información, de personal, capacitaciones y concientización, por lo que algunas soluciones incluyen brindar información general y concientizar que el PNSSPM es un Área Natural Protegida. Además, con este proyecto quedó evidente la necesidad de impulsar proyectos relacionados con acciones educativas en el área, enseñar sobre términos de conservación ambiental, reciclaje, entre otros temas relacionados.

De acuerdo con el informe técnico de Melanni y Yessica, algunas de las conclusiones a las que se llegó con este proyecto fueron que la educación ambiental del Área Natural Protegida PNSSPM puede convertirse en una magnífica estrategia de conservación, pues cuenta con todos los elementos necesarios: representantes de flora y fauna y sus respectivos ecosistemas, recursos que pueden aprovechar sosteniblemente, población residente y visitantes.

Conferencia sobre El Niño en San Quintín

Tiempo de lectura | Reading time: 4 minutos

Por Antonieta Valenzuela

Con el propósito de informar a los habitantes de la región de San Quintín y fomentar la prevención, Terra Peninsular A.C. junto con Asociación de Oceanólogos de México A.C. organizaron la serie de conferencias titulada “Difusión de riesgos y medidas preventivas ante el fenómeno El Niño”.

Más de 60 personas se reunieron en la Posada Don Diego, en la delegación Vicente Guerrero en la región de San Quintín, y participaron en el foro informativo el pasado 18 de febrero de 2016, en donde aclararon sus dudas e hicieron preguntas directamente de los especialistas.

El programa se integró con las ponencias del Dr. Cuauhtémoc Turrent Thompson, investigador de Oceanografía Física de CICESE; el Dr. Miguel A. Téllez Duarte, profesor de Geología de la Facultad de Ciencias Marinas de UABC; así como el director de Protección Civil Municipal, Lic. Y T.U.M. Arturo Granados González.

Durante sus presentaciones, los tres expositores coincidieron en la importancia de compartir la información en la comunidad para aclarar dudas acerca del fenómeno El Niño y sus posibles efectos en el municipio de Ensenada; además, insistieron en promover la cultura de la prevención ante el riesgo de lluvias intensas en la región.

El Dr. Turrent Thompson arrancó con el tema “El fenómeno El Niño y su efecto sobre la precipitación en Baja California”, explicó que El Niño se define como la acumulación de un volumen de agua cálida en el océano Pacífico ecuatorial del lado del continente americano, cuyo efecto se traduce en lluvias de alto riesgo.

Conferencia sobre El Niño en San Quintín 2016
Director de Protección Civil Municipal, Arturo Granados González; Dr. Miguel A. Téllez Duarte, profesor de Geología de la Facultad de Ciencias Marinas de UABC; y Dr. Cuauhtémoc Turrent Thompson, investigador de Oceanografía Física de CICESE.

Por su parte, el Dr. Téllez habló sobre “El Niño, lluvia y riesgo geológico” y describió los principales riesgos de las lluvias, que son inundaciones, derrumbes y deslizamientos de tierra.

Invitó a la comunidad a crear conciencia pública, educar en la cultura de la prevención, y la importancia de comprender los procesos naturales. Así como a conocer el paisaje antes de construir, y evitar los sitios cercanos a ríos, arroyos y laderas.

Expuso que la seguridad pública, los costos económicos y vidas humanas están en juego si no se cuenta con planes de desarrollo para las ciudades, y además mostró fotografías para exponer los efectos de las inundaciones en zonas urbanas y rurales de Baja California.

Para finalizar la serie de conferencias, el director de Protección Civil Municipal, Arturo Granados González, presentó “Medidas preventivas ante la temporada de lluvias”, y habló acerca del panorama general de las zonas de riesgo.

Presentó los polígonos de inundación de la región de San Quintín para conocimiento del público general y explicó que el análisis de éstos se refuerza a través de consejos de participación y comités vecinales de Protección Civil.

Además, comentó que se realizan recorridos físicos y se ubican refugios y albergues que cuenten con el espacio y capacidad dependiendo del siniestro. Agregó que es fundamental mantener a la comunidad informada y al pendiente para evitar afectaciones en la zona.

Conferencia sobre El Niño en San Quintín 2016

Comité de Vigilancia Ambiental en La Chorera

Tiempo de lectura | Reading time: 3 minutos

Por Antonieta Valenzuela

El Comité de Vigilancia Ambiental Participativa de La Chorera quedó exitosamente conformado e instalado el 15 de febrero de 2016, los integrantes serán responsables de detectar y reportar delitos ambientales en la bahía de San Quintín.

El objetivo principal de instalar el comité con la participación de residentes de la comunidad La Chorera es proteger y conservar los recursos naturales del humedal bahía de San Quintín, considerado como sitio RAMSAR (humedal de importancia internacional). Los integrantes fungirán como observadores de la autoridad y se harán cargo de detectar delitos ambientales como caza ilegal, extracción de flora y fauna sin permisos, entre otros.

La conformación del grupo de vigilancia forma parte de los proyectos de Terra Peninsular junto con el programa North American Wetlands Conservation Act (NAWCA) dentro de la bahía de San Quintín, por lo que se invitó a participar a La Chorera con el fin de fortalecer los lazos con la comunidad y trabajar a favor de la protección del medio ambiente.

De manera periódica, se entregarán reportes a la Procuraduría Federal de Protección al Ambiente (PROFEPA), autoridad que se hará cargo de darle seguimiento dependiendo del delito ambiental.

La Procuraduría Federal de Protección al Ambiente (PROFEPA) ofreció la capacitación a los integrantes para desarrollar sus respectivas funciones como vigilantes ambientales. Durante la capacitación se impartieron diferentes temas como introducción de ilícitos graves, legislación, las actividades permitidas como vigilantes, entre otros.

Con vigencia hasta febrero del 2017, el comité está integrado por nueve miembros, así como una mesa directiva, tanto por miembros de Terra Peninsular A.C. como de habitantes de La Chorera.

Comité de Vigilancia Ambiental Participativa en San Quintín 2016

Los vigilantes ambientales son Librada Rojas, Alma Adriana Guevara, Miguel Muñoz, Hermelinda Guerrero, Cristina Montes, María de los Ángeles Pérez, Abraham Murillo y Griselda Lucero Lugo de la comunidad La Chorera, en la bahía de San Quintín.

Enrique Alfaro fue elegido Presidente y Karen Sandoval como Secretaria, Agustina Moreno es Vocal de Organización, y Vocal de Información y Seguimiento, Gabriela Valle; mientras que Jorge Andrade y Olga Urías fungirán como Vocal de Educación Ambiental y Vocal de Desarrollo y Difusión, respectivamente.

El comité de vigilancia forma parte de los logros de Terra Peninsular dentro de la bahía de San Quintín con apoyo de la comunidad La Chorera.

Comité de Vigilancia Ambiental Participativa en San Quintín 2016

Plática sobre fotografía en Museo Caracol

Tiempo de lectura | Reading time: 4 minutos

Por Antonieta Valenzuela

Como parte del ciclo de conferencias Nuestra Península de Caracol Museo de Ciencias y Acuario, el director ejecutivo de Terra Peninsular fue invitado para impartir la plática titulada “La fotografía, una vía para la conservación de la belleza natural de la península de Baja California”.

Con la asistencia de más de 30 personas, la conferencia trató sobre cómo la fotografía puede ser una herramienta de difusión para fomentar la apreciación de los espacios naturales que nos rodean en Baja California, tal como sucedió con Terra Peninsular.

Partiendo de la frase “el rincón más olvidado de este país”, el director ejecutivo, César Guerrero Ávila, expuso que Baja California es todavía un punto ciego en México, un sitio todavía desconocido cuya belleza y biodiversidad todavía pasan desapercibidas para muchas personas en el centro del país.

Debido a lo anterior, declaró que en los esfuerzos de conservación de hábitats también se deben incluir estrategias para dar a conocer los impresionantes hábitats naturales del estado, así como despertar el interés en la ciudadanía para garantizar su protección.

Además, el director ejecutivo resaltó las características que hacen a la península única: es un hotspot de biodiversidad, así como una de las pocas regiones en el mundo en donde se presenta clima mediterráneo, siendo además la única parte del país con ese tipo de clima.

Las imágenes como herramienta de conservación

La fotografía adquirió importancia dentro de la labor de Terra Peninsular durante las salidas de campo de investigadores asociados y staff, quienes empezaron a recolectar fotos dignas de ser publicadas y compartidas. “El buscar ser fotógrafos amateurs nos llevó a adoptar la fotografía de manera profesional”, declaró César.

Después de eso, Terra invitó a otros conocedores de la fotografía a formar parte de diversos proyectos para fomentar la concientización y participación social. Por ejemplo, la exposición fotográfica “Pescador de Momentos” de José “el Güero” Arce en el 2014, fue tal el éxito en Ensenada que también se presentó en Guerrero Negro, La Paz y Loreto en Baja California Sur.

Agregó que la fotografía es un esfuerzo compartido, ya que otras asociaciones de conservación ambiental también utilizan las imágenes como herramienta para llegar a la ciudadanía, así se genera una colectividad y círculo de participación en el que se involucra la fotografía.

César concluyó que la fotografía puede ser un medio para eliminar el punto ciego en el que se encuentra Baja California, y que así,  quienes estén lejos volteen a ver los espacios naturales y sacar a la península de la oscuridad.

Por su parte, Lourdes González, de Atención al Público y Servicios Educativos de Museo Caracol, concluyó que la principal función del museo es proveer educación a la comunidad mediante conferencias, con la idea de colectividad al fomentar la reunión para pensar en las problemáticas, brindar un espacio para la reflexión. Es importante y motivarse a conocer, ya que cuidamos lo que conocemos. Además, la fotografía es un medio para aproximarse a la realidad.

Anuncian producto con causa

Para cerrar la conferencia, César Guerrero anunció a los asistentes que próximamente Terra Peninsular sacará a la venta un producto con causa: una cerveza artesanal estilo Bourbon Porter llamada Branta Negra.

El producto con causa coincide con el año en el que se celebra el 15 aniversario de Terra Peninsular, y las ganancias recaudadas con la venta del producto con causa se destinarán a continuar con la labor de conservación en Baja California.

Monitoreo de pastos marinos

Tiempo de lectura | Reading time: 3 minutos

Por Enrique Alfaro

Como parte de un programa regional para desarrollar una base de datos con información biológica acerca de las lagunas costeras de Baja California, entre noviembre y enero se evaluó la distribución de los pastos marinos en la bahía de San Quintín, laguna costera importante desde el punto de vista económico y ecológico.

En cumplimiento, seguimiento y continuidad al trabajo de David H. Ward y el equipo, en la bahía de San Quintín se realizaron dos muestreos de medición: el primero, dentro de las fechas del 23 al 28 noviembre de 2015, el segundo, los días 23 y 24 de enero de 2016.

Las lagunas de Baja California están sometidas a mucha presión por el desarrollo comercial y el crecimiento demográfico. Las alteraciones antropogénicas del ambiente costero han sido ligadas al abatimiento mundial de los bancos de pastos marinos. Estas alteraciones de su distribución y su cobertura impactan directamente el estado poblacional y la distribución de organismos marinos asociados a ellos, incluyendo peces, aves acuáticas y mamíferos marinos.

Monitoreo de pastos marinos en San Quintín 2016

La disminución a escala global de los pastos marinos ha resaltado la necesidad de llevar a cabo un inventario y dar seguimiento de estos valiosos recursos naturales. La evaluación local y regional de la distribución espacial y abundancia de los pastos marinos puede utilizarse para dirigir los esfuerzos de manejo y conservación, al igual que también potenciar los proyectos de investigación en la zona costera. Además, los datos obtenidos pueden usarse para evaluar la capacidad de carga de los pastos marinos para soportar poblaciones de forma residente y migratoria.

Para realizar el protocolo de recolección, el acceso debe ser por bote y en dos jornadas. Las colectas deben ser durante las mareas bajas negativas para que los brotes estén totalmente expuestos, alrededor de la luna nueva y llena.

Para ubicar los sitios predeterminados se utiliza GPS, luego se acomoda un cuadrante y se estima el porcentaje de cobertura de pastos marinos (Zostera marina, ruppia marítima), el lodo y las algas dentro del cuadrante. Posteriormente, se cuenta el número de plantas y brotes que están en el cuadrante  y se seleccionan 10 plantas representativas para medir su longitud. Este proceso se repite para todos los sitios de medición.

En esta labor de campo participó: M.C. Karen Raquel Villegas; M.C. Mónica Cecilia Mozqueda; M.C. Alberto Salazar; Dionisio Guerrero y el Oficial de Campo y Operaciones de Terra Peninsular, M.C. Enrique Alfaro.

Monitoreo de pastos marinos en San Quintín 2016

Cosas de chorlitos

Tiempo de lectura | Reading time: 8 minutos

Por Verónica Meza

Muchos de nosotros imaginamos un ave cuando pensamos en libertad e históricamente, las alas han sido la representación de este concepto relacionado con sueños, victoria, recompensa, bienestar y felicidad. No estamos lejos de tener estos sentimientos al observar a las aves volando o para decirlo románticamente: surcando el cielo.

Pero ¿por qué vuelan las aves? La evolución tiene muchas historias impresionantes. En cada especie, las aves tienen un ejemplo interesante y cautivador, vuelan porque necesitan alimentarse, reproducirse o evitar bajas temperaturas, pero ¡hay mucho más que eso!

Por ejemplo, el chorlito nevado, una de las aves favoritas del staff de Terra Peninsular y de los investigadores Eduardo Palacios y Daniel Galindo.

El chorlito nevado (Charadrius nivosus) es un ave tan pequeña que parece deshacerse al vuelo como bola de nieve. Con impresionantes ojos y un carisma especial que lo distingue de otras playeras, el chorlito nevado, ha vivido una situación compleja que ha llevado a la reducción del 33% de su población entre 1991 y 2008, razón por la que despertó el interés de los ornitólogos y llevó a la protección de la especie y su hábitat por las leyes, tanto en México (SEMARNAT, 2010) como en Estados Unidos (USFWS, 1993). Quedan muy pocos individuos de esta especie, en total 18 200 y en México 2 646, de los cuales el 50% está en San Quintín, entre Laguna Figueroa, Punta Azufre y la Reserva Natural Punta Mazo. 

¿Qué hace que en las costas del Pacífico, particularmente en San Quintín, se concentre la mitad de la población reproductora de chorlitos nevados? Cosas de pájaros, pero además de la calidad del hábitat y su estado de conservación. Esta especie depende más de su hábitat que de sus hábitos para su supervivencia: son pequeños, son especialistas y están condenados por su propia biología, ya que anidan directamente sobre el suelo en las playas, barras arenosas y salitrales, además de poseer un bajo potencial reproductivo.

Jorge, Gabriela y yo, como parte del área de Conservación de Terra Peninsular, nos unimos al “Tour de Conteo de Playeros” del Dr. Eduardo Palacios junto con su grupo de trabajo integrado por investigadores y estudiantes de CICESE, UABCS y CIBNOR y por esta ocasión, también acudió Alan Harper y su esposa Carol. Cabe mencionar que el Dr. Eduardo Palacios es investigador de CICESE y miembro de nuestro consejo asesor en Terra Peninsular.

El monitoreo de aves del Dr. Palacios y su equipo se llevó a cabo gracias al apoyo de Terra Peninsular, Grupo Aves del Noroeste (GANO) y CICESE.

Antes de hablar en campo con los expertos en chorlitos nevados, hice un rápido cálculo mental de la cantidad de chorlitos que vi en la Reserva Natural de Punta Mazo. “¡Vi más de 100!”, le dije con orgullo a Eduardo y Daniel Galindo, un joven investigador del equipo de Eduardo, al que podríamos llamar con reverencia, “el rockstar de los chorlos nevados”.

Al mencionar mi descubrimiento, Jorge y Gaby asintieron confirmando mis datos, pero Daniel se rió discretamente y me dijo que él sólo había visto dos en su recorrido previo, para mí fue muy decepcionante la falta de pericia como observadora de chorlitos.

“¿Dos en casi 9 kilómetros de playa?” le pregunté, para asegurarme de no haber escuchado mal. Mi decepción se convirtió en preocupación, sobre todo porque vino a mi mente el momento en el cual vi pasar de largo tres vehículos que corrían a toda velocidad por la playa de la reserva apenas unas horas antes.

“Es un crimen” pensé, guardando la tarea de poner remedio. Seguido al comentario, el Dr. Eduardo me dice: “Tienes que ver su comportamiento, estás confundiendo los chorlos con otras especies que se le parecen. Los chorlitos nevados son cazadores, ven a su presa desde lejos y corren a capturarla, de ahí el tamaño de su pico, que es muy corto”. “Otras pequeñas aves como Calidris alpina, Calidris mauri y Calidris alba, cuyos picos son más largos tienen otra conducta al alimentarse, ellos “pican” constantemente el suelo esperando encontrar alimento entre el lodo”, agregó.

Así fue mi primera y muy valiosa lección sobre chorlitos nevados. Puse en práctica mi observación intentando identificar un chorlito dentro del gran número de aves que se alimentaban en la planicie lodosa de Laguna Figueroa, confirmé mi supuesto con la observación directa a través de un enorme telescopio. “¡Sorprendente!”, pensé casi evocando un ¡eureka!, ahora los veo y los conozco, casi vi una malévola mirada cazadora en una bola de nieve.

Estudiar a los chorlitos no es fácil, imagina rastrear pequeños nidos en la arena custodiados por las hembras de la especie en el día y por los machos en las noches, como me explicó Daniel. A pesar de la dificultad, él ha marcado el 70% de la población de San Quintín. “Con un anillo plateado seguido de uno color aqua en la pata izquierda podemos identificar a los chorlitos ‘sanquintinenses’, pero otras marcas más pueden estar presentes tras su recaptura en otros sitios”, agregó a su explicación.

Baja California tiene gran importancia para esta especie, San Quintín es sólo uno de los seis humedales hábitat de los chorlitos nevados, ya que también Punta Banda, Laguna Ojo de Liebre en Guerrero Negro, San Ignacio, San Juanico y Bahía Magdalena son espacios en los que la especie se encuentra y son sitios también monitoreados por el grupo de trabajo del Dr. Palacios.

San Quintín, por definición, es un sitio de aves, no sólo playeras, ya que otras especies relevantes como la branta negra (Branta bernicla nigricans) tienen presencia importantísima en el sitio.

De los estudios de Eduardo y Daniel se sabe ahora que en San Quintín se encuentra la población reproductora del chorlito nevado más importante de la península de Baja California, ya que durante el invierno, la población se duplica en esta zona, usando salinas, playas arenosas y salitrales, siendo así que la protección de su hábitat es prioritaria en esta temporada más que en el resto del año.

Algunos reconocimientos resaltan la importancia y el compromiso de nosotros con San Quintín y las aves, entre ellos, el ser sitio de importancia regional dentro de la Red Hemisférica de Reservas de Aves Playeras (RHRAP), un IBA (el número 13) y para el hábitat, el de Sitio Ramsar, decretado con el impulso de varias organizaciones civiles entre ellas Terra Peninsular y la Reserva Natural Punta Mazo declarada como Área Natural Protegida en categoría de Área Destinada Voluntariamente a la Conservación (ADVC) por la CONANP desde 2014.

Con la intervención de investigadores, colaboradores y donantes, Terra Peninsular trabaja en estrategias para la protección de las aves playeras como el chorlito nevado. La Reserva Natural Punta Mazo y otros sitios dentro del complejo lagunar San Quintín son una de nuestras principales prioridades de conservación.

¡Que sigan volando libres!

¡Únete a la bandada!

Apoya, involúcrate, comparte y cuida.

Si quieres saber más de los chorlitos y el trabajo del Dr. Eduardo Palacios y Daniel Galindo, te recomendamos leer el artículo “Estatus del chorlo nevado (Charadrius nivosus) en San Quintín y su disminución en la península de Baja California” lo puedes descargar aquí.

0110436

El equipo de Conservación en la Reserva Natural Punta Mazo

Tiempo de lectura | Reading time: 7 minutos

Por Verónica Meza y Antonieta Valenzuela

La salida de campo de Terra Peninsular a mediados de enero se enfocó en la Reserva Natural Punta Mazo, una barra arenosa de aproximadamente 8 kilómetros que se encuentra en la bahía de San Quintín y que es un área natural protegida y manejada por Terra Peninsular.

Durante la excursión, el equipo de Conservación hizo una caminata para explorar de extremo a extremo la Reserva Natural Punta Mazo, probando nuevos formatos de campo y equipo de monitoreo que ayudarán a conocer y tener mayor información de la reserva.

Tras una caminata de cerca de 1.3 kilómetros por terreno escabroso a las faldas del volcán sudoeste, una parte difícil de recorrer a causa de las rocas volcánicas que solamente permiten el paso a pie, el equipo de Conservación no pudo perder la oportunidad de subir el volcán Sudoeste, de 90 metros de altura.

Sobre el volcán tomaron un descanso que coincidió con la hora de la comida: un poco de fruta, agua y carne seca, mientras observaban desde lo alto el impresionante paisaje en 360° de la reserva natural Punta Mazo, el humedal del Arco y el poblado de La Chorera, la isla San Martín, la Bahía Falsa, los volcanes Pescador, Picacho Vizcaíno y Kenton en casi toda su extensión.

Después del trayecto a pie, caminar entre piedras volcánicas y subir el volcán Sudoeste, los víveres que serían suficientes para los días de la salida de campo no pudieron saciar el hambre voraz de esa tarde. “Pocos tienen la dicha de comer con tan extraordinaria vista, sobre un  volcán extinto”, compartió Verónica del equipo de Conservación.

Más tarde, desde el límite de la Reserva Natural Punta Mazo caminaron hacia la punta de la barra arenosa, en donde se encuentra la estación interpretativa La Ola y que sirve como un punto de observación para los visitantes.

En el área se hicieron diferentes pruebas utilizando la cámara trampa, así como monitoreo de concurrencia de personas, se ubicaron mediante tracking los puntos estratégicos a lo largo de toda la reserva en donde se colocarán señalamientos para promover el cuidado de ese espacio natural. En unos meses más se comenzarán a delimitar los caminos principales y las zonas exclusivas para protección.

Al día siguiente, domingo, el equipo regresó a la estación interpretativa La Ola, y ahí se toparon con el grupo Senderismo San Quintín, un colectivo de senderistas organizado por maestros retirados que recorrían la zona celebrando su caminata semanal número 60.

08-4

Los integrantes del Departamento de Conservación aprovecharon para presentarse y dieron a conocer a los senderistas que el lugar en donde estaban es una área natural protegida manejada por Terra Peninsular y potegida por ser el hábitat de especies endémicas, así como aves migratorias y residentes. Además, la estación interpretativa La Ola se construyó para que los visitantes conozcan las características únicas de dicha área natural.

Pocas personas saben que la Reserva Natural Punta Mazo es un área destinada voluntariamente a la conservación (ADVC) y el acceso caminando está permitido. Las personas que visitan la reserva pueden recorrer el área con respeto y responsabilidad, es relevante recordar la importancia de cuidar la naturaleza, así como llevarse consigo la basura que generen, respetar los señalamientos, utilizar los caminos marcados y no remover ninguna especie de flora o fauna. Recuerda compartir tu experiencia a través de nuestras redes sociales utilizando #LaOlaSQ.

La reserva es muy grande, 832 hectáreas, recorrerla en vehículo o a pie lleva tiempo, así que para llegar a sitios de difícil acceso, el equipo se trasladó en bote para viajar y verificar que todo está bien en la parte Este de la barra arenosa, en dónde sí se pudo hacer un recorrido a pie y aprovecharon para recoger una buena cantidad de basura acumulada por efecto del viento.

A pie, en vehículo o bote, también resultó interesante para el equipo el recorrido en los humedales de la bahía de San Quintín, algunos de ellos protegidos por Terra Peninsular y la Comisión Nacional de Áreas Naturales Protegidas (CONANP) al ser Acuerdos de Destino.

08-9

La oportunidad de acompañar al Dr. Eduardo Palacios y su equipo en el monitoreo de aves fue una de las experiencias más gratificantes del día para los integrantes del Departamento de Conservación, ya que pusieron en práctica lecciones antiguas y reaprendieron a diferenciar algunas especies de aves que se encuentran en la bahía, cuyas poblaciones en San Quintín son de gran importancia para la conservación a nivel mundial, tal como el chorlito nevado (Charadrius nivosus).

El Dr. Eduardo Palacios es investigador de CICESE La Paz así como investigador asociado de Terra Peninsular. Además de trabajar en la bahía de San Quintín y Laguna Figueroa, cada año realiza monitoreo de aves también en varios sitios de la península de Baja California y el noroeste de México. A mediados de enero, él y su equipo estuvieron trabajando en Ensenada, Punta Banda y La Lagunita de El Ciprés, y planeaban después de pasar por San Quintín, y también trabajar en Guerrero Negro, Laguna San Ignacio y Bahía Magdalena, B.C.S.

El Dr. Palacios y su equipo compartieron que durante su estancia que San Quintín este año, el número de aves no fue el esperado, ya que se registró un conteo bajo en comparación con años anteriores; también se detectaron menos brantas negras, un ave migratoria que viaja desde Alaska para pasar el invierno en México.

Tras la salida de campo de mediados de enero, el equipo de Conservación reunió información relevante que servirá para preparar planes a futuro afines a las necesidades actuales de la reserva; asimismo, se le dará continuidad a otros proyectos que garantizarán la conservación de la Reserva Natural Punta Mazo y sus alrededores.

En esta salida de campo participaron: Verónica Meza, Coordinadora de Protección de Hábitats; Gabriela Valle, Coordinadora de Manejo Adaptativo de Hábitats; Jorge Andrade, Coordinador de Concientización y Participación Social; y el Oficial de Campo y Operaciones, Enrique Alfaro.

Incrementan áreas protegidas en San Quintín

Tiempo de lectura | Reading time: 4 minutos

Por Verónica Meza

El 23 de diciembre de 2015 se publicó en el Diario Oficial de la Federación el acuerdo de destino para la protección de los humedales Panteón Inglés Norte y Punta Azufre en la bahía de San Quintín, en el municipio de Ensenada. La Secretaría de Medio Ambiente y Recursos Naturales (SEMARNAT) entregó estas áreas naturales al servicio de la Comisión Nacional de Áreas Naturales Protegidas (CONANP).

Siendo un proceso meticuloso en el que la CONANP con el apoyo de Terra Peninsular ha trabajado durante varios años, los Acuerdos de Destino de la Zona Federal Marítimo Terrestre (ZOFEMAT) decretados en la bahía de San Quintín no sólo permitirán proteger los 237 240.192 m2 que se estipulan en los 4 acuerdos publicados a la fecha en el Diario Oficial de la Federación, sino que además, la protección se hará extensiva a toda la bahía favoreciendo a todo el ecosistema y las especies.

Sitios designados como acuerdos de destino:

  • Humedales Sudoeste (2012)
  • Humedal Panteón Inglés Sur (2014)
  • Humedal Panteón Inglés Norte (2015)
  • Humedal Punta Azufre (2015)

Desde el 2008, Terra Peninsular y otras organizaciones de la sociedad civil junto con la CONANP han trabajado en conjunto para la protección de cientos de kilómetros de franja costera en la península de Baja California.

Lo anterior se ha logrado a través de la identificación y delimitación de los espacios más importantes, y promoviendo ante la SEMARNAT el destino de estos espacios al servicio de la CONANP para la protección y el mantenimiento de los recursos naturales y sus procesos ecológicos, mediante el instrumento denominado Acuerdo de Destino.

El uso designado para los Acuerdos de Destino es el de protección y por lo tanto, es un medio para ayudar a mantener el estado natural de la Zona Federal Marítimo Terrestre (ZOFEMAT).

Denominada ZOFEMAT para fines prácticos y políticos, la frontera entre el mar y la tierra es una línea de veinte metros de ancho que delimita un espacio vital que nos pertenece a todos, así de importante es y así queda estipulado en la Ley de Bienes Nacionales.

Terra Peninsular hace un esfuerzo en conjunto con la CONANP para la vigilancia y protección de los Acuerdos de Destino en la bahía de San Quintín, y sigue trabajando para aumentar la superficie protegida.

La bahía de San Quintín ha sido identificada como una Región Prioritaria Terrestre por la Comisión Nacional para el Conocimiento y Uso de la Biodiversidad, reconocida como Área de Importancia para la Conservación de Aves (AICA), (CONABIO 1998 y 1999), así como Centro de Diversidad de Plantas por el Fondo Mundial para la Naturaleza (WWF/IUCN 1994-1997), y sitio de Importancia Regional por la Red Hemisférica de Reservas para Aves Playeras (RHRAP). Además, en el 2008 el complejo lagunar de la bahía de San Quintín fue declarado Humedal de Importancia Internacional por la convención de RAMSAR.

La alta biodiversidad de Baja California se debe a su localización geográfica y la importancia de la región de San Quintín recae en que mantiene un gran número de especies con alto grado de endemismo, y es también una zona de reproducción e invernación de varias especies de aves puesto que durante el invierno recibe a más de 25 000 aves playeras migratorias; además, se considera un punto importante en la ruta migratoria del Pacífico.

Cuidar la frontera entre el mar y el continente es transcendental para el desarrollo de la vida en ambos sistemas, siendo así que el bienestar de la biota en los ecosistemas marinos depende del bienestar de los ecosistemas terrestres y cada elemento vivo que interactúa en una relación recíproca y reciclable.

Nuestros logros en el 2015

Tiempo de lectura | Reading time: 3 minutos

Queremos compartir lo que logramos en el 2015, así como algunos de los proyectos en los que continuaremos trabajando:

  • Dentro del proyecto Ángeles de Bahía, a mediados del 2015 presentamos la exposición fotográfica itinerante “Pescador de Momentos” del fotógrafo José “Güero” Arce Smith, la cual se presentó en Loreto, La Paz y Guerrero Negro en Baja California Sur con la intención de dar a conocer los paisajes de Bahía de los Ángeles.

Reserva Natural Valle Tranquilo

  • Por primera vez, a mediados de noviembre una manada de borregos cimarrones fue vista en la Reserva Natural Valle Tranquilo. Esta especie se encuentra en peligro de extinción, por lo que su presencia es un indicador de que la reserva funciona.

Reserva Natural Punta Mazo y Bahía de San Quintín

  • En junio se recolectaron 30 toneladas de basura en los humedales de la bahía de San Quintín como parte de la iniciativa de restauración y limpieza en esa zona.
  • En la bahía de San Quintín continuamos con el monitoreo de aves y de pastos marinos, que es el principal alimento de las aves migratorias que arriban en invierno.
  • Se construyeron dos estacionas interpretativas, que son sitios con información de la zona para visitantes. La primera es La Ola y se encuentra dentro de la Reserva Natural Punta Mazo, y la segunda se llama Mirador Valle Volcánico y permite apreciar la mayoría de los volcanes.
  • En cuanto a concientización, en septiembre se realizó el Programa de Empleo Temporal (PET) junto a SEMARNAT, en la bahía de San Quintín.
  • Promovimos el avistamiento de aves mediante el primer Festival de las Aves en la bahía de San Quintín, el cual queremos que se convierta en un evento tradicional de Terra Peninsular.
  • También trabajamos en conjunto con las comunidades de La Chorera y Chapala, en San Quintín, y conformaremos un Comité de Vigilancia Participativa.
  • A finales de diciembre, la Secretaría de Medio Ambiente y Recursos Naturales (SEMARNAT) entregó a la Comisión Nacional de Áreas Naturales Protegidas (CONANP) el Acuerdo de Destino para protección de dos humedales en la bahía de San Quintín.
  • Buscamos lograr el decreto de Reserva de la Biosfera del complejo lagunar San Quintín.

Sierra de San Pedro Mártir y Sierra de Juárez

  • Buscamos la recategorización de la Sierra de Juárez y la Sierra San Pedro Mártir como Reserva Forestal.
  • Se están realizando los primeros esfuerzos para detener la pérdida de biodiversidad en la Sierra de San Pedro Mártir a consecuencia del sobrepastoreo; ahí mismo colaboramos con el Parque Nacional, así como con algunos ranchos colindantes en donde existe un convenio de colaboración, protección y apoyo.

Primera salida de campo de los nuevos integrantes

Tiempo de lectura | Reading time: 2 minutos

Por Antonieta Valenzuela

A mediados de diciembre se llevó a cabo la primera salida de campo con los dos nuevos miembros del Departamento de Conservación de Terra Peninsular: Gabriela Valle y Jorge Andrade.

El objetivo consistió en realizar un recorrido por los sitios protegidos en la bahía de San Quintín y Valle Tranquilo para que los recién integrados pudieran conocer esas zonas, así como para analizar las problemáticas de cada lugar.

El primer día partieron hacia el sur de Ensenada, y se dirigieron a la Reserva Natural Punta Mazo, ubicada en la bahía de San Quintín. La tarea consistió en buscar sitios estratégicos para colocar cámaras trampa, de esa manera analizar la concurrencia en los senderos del lugar y su impacto. Después continuaron el recorrido rumbo a la estación interpretativa La Ola, que se encuentra dentro de la reserva y en el extremo de la barra arenosa de Punta Mazo.

Más tarde, el equipo se trasladó hacia el Mirador Valle Volcánico, desde donde se pueden apreciar la mayoría de los volcanes ya extintos en esa zona. Ahí Gaby y Jorge conocieron la segunda estación interpretativa construida en el 2015.

En Monte Ceniza se recorrió una zona de uno de los proyectos a futuro que incluye la construcción de una estación biológica para investigadores.

Al día siguiente partieron hacia el sur a la Reserva Natural Valle Tranquilo a inspeccionar la zona y trabajaron con ideas para el manejo de sitios. El equipo compartió que en tal zona se puede percibir una menor intervención humana, aunque todavía se debe buscar solución a la cacería ilegal, y uno de los proyectos consiste en instalar cámaras de monitoreo para cuidar los caminos y continuar con estrategias para garantizar la protección de la zona.

En esta excursión participaron los nuevos integrantes del equipo de Conservación: la Coordinadora de Manejo Adaptativo de Hábitats, Gabriela Valle Ramírez de Arellano, y el Coordinador de Concientización y Participación Social, Jorge Andrade Sánchez. Ambos acompañados por César Guerrero, el Director Ejecutivo de Terra Peninsular, junto con el Oficial de Campo y Operaciones en San Quintín, Enrique Alfaro.