Hoy no quiero bolsa, gracias

Tiempo de lectura | Reading time: 6 minutos

Por Laura Paulina López Orozco

Hablar de las bolsas de plástico no es raro. Cada vez hallamos más información de este objeto que revolucionó nuestras vidas y sigue formando parte de la vida cotidiana. Si bien, son distintos los hallazgos que se han encontrado acerca de las bolsas, conocer algunos de estos datos sirve para ser más prácticos al adquirir, usar y desechar bolsas de plástico o, mejor aún, buscar nuevos estilos para cargar o guardar nuestras cosas. 

hands holding yellow plastic bag
Foto por Anna Shvets / Pexels.com

Todos amamos las bolsas de plástico ¿quién no? Son ligeras, compactas, multicolores, y de diversos tamaños, tienen gran capacidad de carga y se adquieren fácilmente. Sin embargo, no todos conocen los impactos que están causando en los ecosistemas. 

Se calcula que utilizamos la bolsa de plástico de forma práctica durante 15 minutos y después la desechamos, pero no es lo mismo tirar una bolsa de plástico al centro de reciclaje o al basurero, que tirarla en la calle o en algún área natural. La dura verdad es que se estima que una gran cantidad de las bolsas nunca llegan al basurero de la comunidad, menos del 10 por ciento se reciclan y muchas están quedándose atrapadas en la naturaleza.

Y esto ¿en qué nos afecta? 

Primero, es importante saber que las bolsas de plástico tienen una gran resistencia y tardan alrededor de 500 años en degradarse, dependiendo de distintos factores ambientales. Varias bolsas están llegando al mar y al quedar expuestas al sol, por cuestiones químicas, van desapareciendo de nuestra vista. Sin embargo, no se deshacen por completo, sólo se rompen en pedacitos pequeños de plástico (microplásticos), que muchas veces no se ven, pero siguen ahí. Greenpeace señala que estos pedacitos puede absorber químicos tóxicos y como están flotando por el agua, los peces, ballenas u otros animales los comen y sin darnos cuenta, nosotros podríamos estar comiendo pescado o marisco que se alimentó de esos plásticos. 

fruits inside a plastic bag
Foto por Anna Shvets / Pexels.com

Por ello, muchos lugares en el mundo están tomando acciones para disminuir o eliminar el problema de las bolsas de plástico, están cobrándolas e incluso prohibiéndolas. 

Ensenada, al igual que otros lugares, quiere comprometerse al respecto. A principios del 2017 se avaló una reforma al artículo 141 de la ley de Protección al Ambiente para Baja California. Esta norma prohíbe en la ciudad la entrega de bolsas que no sean biodegradables. 

Esto es un buen inicio, pero las investigaciones señalan que no todas las bolsas que tienen la etiqueta de biodegradables lo son, ya que muchas siguen siendo de petróleo y sólo contienen un químico (estas bolsas son oxo degradables) que las rompe más rápido y las fragmenta en esos plásticos pequeñitos que antes mencioné. Para que una bolsa sea realmente biodegradable, debe poder “descomponerse en elementos químicos naturales debido a la acción del sol, agua, bacterias, plantas o animales”, según señala la Secretaría de Medio Ambiente y Recursos Naturales (Semarnat). 

¿Solución? Aplicar las 4 R: rechazar, reducir, reutilizar y reciclar.

Una solución práctica es cambiar nuestro hábito de consumo. Comencemos por disminuir el número de bolsas que utilizamos; llevemos nuestra bolsa de tela, o canasta al mercado y digamos “hoy no quiero bolsa, gracias”. Separemos la basura en casa, así utilizaremos menos bolsas. Si lo haces, te sorprenderás de la cantidad de bolsas que acumulas y no necesitas.

También evita tirar las bolsas en cualquier lugar y asegúrate de que éstas lleguen al basurero, o mejor aún, a un centro de reciclaje. Así evitarás que algún animal se coma la bolsa por equivocación y muera a causa de ésta. 

Actualmente se están inventando bolsas de algas, cáscaras de plátano, yuca y otros insumos que realmente son biodegradables. ¿Y por qué no las encontramos en las tiendas? Porque todavía tienen un alto costo. Por eso, mientras incrementa la demanda social y baja el precio, debemos comprometernos como ciudadanos responsables a cambiar nuestra relación con las bolsas de plástico.

De no ser así, se estima, que para el 2050 habrá más plástico que peces en el mar. ¿Te imaginas? Sería un gran problema no sólo para la salud de los mares, animales y humanos sino, también, para la economía, gastronomía y en general para el planeta Tierra. 

Y tú ¿cuántas bolsas consumes a la semana? ¿sabes a dónde van a parar?

Si quieres tener más información sobre este tema, entra a la página de Facebook Ensenada Sin Bolsas de Plástico

photo of a woman standing on a pile of garbage near trees
Foto por Stijn Dijkstra / Pexels.com

Datos interesantes

  • La bolsa de plástico fue introducida progresivamente en el mundo entre los años 70.
  • Para producir 100 millones de bolsas se necesitan 12 millones de barriles de petróleo.
  • The World Counts calcula que en el 2017 se fabricaron 5 mil millones de bolsas de plástico en el mundo.
  • Cada segundo se utilizan 160,000 bolsas de plástico en el mundo.
  • Menos del 10% son recicladas.
  • Con lo que se usa de petróleo para producir 1 bolsa, un carro podría moverse 11 metros.
  • Las bolsas causan asfixia, enredo, malnutrición en animales y tienen la capacidad de entrar a la cadena alimenticia humana.

One thought on “Hoy no quiero bolsa, gracias

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.