Monitoreo de pastos marinos

Tiempo de lectura | Reading time: 3 minutos

Por Enrique Alfaro

Como parte de un programa regional para desarrollar una base de datos con información biológica acerca de las lagunas costeras de Baja California, entre noviembre y enero se evaluó la distribución de los pastos marinos en la bahía de San Quintín, laguna costera importante desde el punto de vista económico y ecológico.

En cumplimiento, seguimiento y continuidad al trabajo de David H. Ward y el equipo, en la bahía de San Quintín se realizaron dos muestreos de medición: el primero, dentro de las fechas del 23 al 28 noviembre de 2015, el segundo, los días 23 y 24 de enero de 2016.

Las lagunas de Baja California están sometidas a mucha presión por el desarrollo comercial y el crecimiento demográfico. Las alteraciones antropogénicas del ambiente costero han sido ligadas al abatimiento mundial de los bancos de pastos marinos. Estas alteraciones de su distribución y su cobertura impactan directamente el estado poblacional y la distribución de organismos marinos asociados a ellos, incluyendo peces, aves acuáticas y mamíferos marinos.

Monitoreo de pastos marinos en San Quintín 2016

La disminución a escala global de los pastos marinos ha resaltado la necesidad de llevar a cabo un inventario y dar seguimiento de estos valiosos recursos naturales. La evaluación local y regional de la distribución espacial y abundancia de los pastos marinos puede utilizarse para dirigir los esfuerzos de manejo y conservación, al igual que también potenciar los proyectos de investigación en la zona costera. Además, los datos obtenidos pueden usarse para evaluar la capacidad de carga de los pastos marinos para soportar poblaciones de forma residente y migratoria.

Para realizar el protocolo de recolección, el acceso debe ser por bote y en dos jornadas. Las colectas deben ser durante las mareas bajas negativas para que los brotes estén totalmente expuestos, alrededor de la luna nueva y llena.

Para ubicar los sitios predeterminados se utiliza GPS, luego se acomoda un cuadrante y se estima el porcentaje de cobertura de pastos marinos (Zostera marina, ruppia marítima), el lodo y las algas dentro del cuadrante. Posteriormente, se cuenta el número de plantas y brotes que están en el cuadrante  y se seleccionan 10 plantas representativas para medir su longitud. Este proceso se repite para todos los sitios de medición.

En esta labor de campo participó: M.C. Karen Raquel Villegas; M.C. Mónica Cecilia Mozqueda; M.C. Alberto Salazar; Dionisio Guerrero y el Oficial de Campo y Operaciones de Terra Peninsular, M.C. Enrique Alfaro.

Monitoreo de pastos marinos en San Quintín 2016