Rehabilitación y liberación de chorlo nevado en Ensenada

Tiempo de lectura: 5 minutos

Por Jonathan Vargas / Becario del Programa Soluciones Costeras-Cornell Lab of Ornithology y Asociado a Proyectos de Investigación de Aves-Terra Peninsular

El viernes 2 de agosto de 2019 durante el monitoreo de chorlo nevado y charrán mínimo en la barra arenosa de Punta Banda, el compañero Álvaro San José, así como Aurelio Álvarez y Jorge Sánchez del Zoológico de San Diego, encontraron un macho de chorlo nevado el cual estaba en muy malas condiciones.

Chorlo nevado, nombrado Majestic. Foto: Bryan Gerardo.

El chorlo se encontraba muy débil y presentaba una muda muy fuerte de las plumas de vuelo, por lo que de manera inmediata se dio aviso a la PROFEPA, quienes nos dieron las indicaciones para poder traerlo a resguardo y así llevarlo a que recibiera tratamiento.

Una vez de regreso en la oficina llevamos al chorlo a que lo atendieran en la Veterinaria Rico, quienes de inmediato le suministraron antibióticos y vitaminas para tratar de combatir cualquier enfermedad y devolverle algo de energía. Esa noche el chorlo se mantuvo en observación con el veterinario.

Se llevó el chorlo a Veterinaria Rico. Foto: cortesía.

Al día siguiente acudimos a la veterinaria para ver su avance, sin embargo el chorlo no parecía haber mejorado, por lo que se tuvo que llevar al refugio de vida silvestre de los amigos de Contacto Salvaje, quienes de inmediato comenzaron a darle atenciones.

Ese mismo día durante el monitoreo de aves que realizamos cotidianamente aprovechamos para colectar un poco de su alimento natural que se encuentra en la playa (pequeños invertebrados) para llevarlos al refugio de Contacto Salvaje, con lo que le prepararon una mezcla en forma de puré para poder alimentarlo.

El chorlo estuvo bajo el cuidado de Marco Antonio Damián Martínez de Contacto Salvaje. Foto: cortesía.

Así transcurrió el fin de semana bajo los cuidados de Marco Antonio Damián Martínez de Contacto Salvaje, quien a primera hora del día lunes nos dio el aviso de que el chorlo se encontraba en mejor estado de ánimo y mucho más activo, a pesar de haber bajado de peso unos pocos gramos. De inmediato nos dirigimos al refugio para evaluarlo y al fin tomar la decisión de liberarlo, no sin antes anillarlo para poderle dar seguimiento en el futuro.

Al final logramos liberar al chorlo en el cerco de protección temporal de Pacífica en la playa El Ciprés, donde de inmediato se dirigió hacia la orilla para alimentarse de pequeños invertebrados como lo hacen normalmente.

Observar este comportamiento nos llenó de alegría, el que comenzara a alimentarse por su cuenta fue una buena señal, ya que de esta manera podrá recuperarse más rápidamente, así nosotros nos quedamos con una gran experiencia y estaremos atentos a su regreso en la próxima temporada.

Hacemos un especial agradecimiento al San Diego Zoo por el apoyo en campo, a Veterinaria Rico por las atenciones y primeros cuidados, y a Marco Antonio Damián Martínez de Contacto Salvaje por la ayuda en la rehabilitación y cuidado del chorlo al que llamamos Majestic.

Jonathan Vargas anillando al chorlo nevado. Foto: Bryan Gerardo.

Además, esto no hubiera sido posible sin el apoyo del Programa de Becarios para Soluciones Costeras de Cornell Lab of Ornithology, el California Department of Fish and Wildlife y Terra Peninsular A.C.

Otros colaboradores: ZOFEMAT, Pacífica at Ensenada Bay, Ecología Municipal, SPA, CICESE, UABCS, UABC, Campo Militar del Ciprés, Contacto Salvaje, Ellos Son La Razón, SJV, Grupo Aves del Noroeste, Max Planck Institute for Ornithology, CHORLNEV, RHRAP y PAU Ensenada.