1er. Festival de las Aves en San Quintín 2015

Por Bárbara Ramírez / Líder de Desarrollo y Comunicación de Terra Peninsular

El sol de octubre comienza a despuntar, el clima fresco tan añorado acompaña la neblina del alba que cubre el valle volcánico, la luz dorada del sol baña las dunas de Punta Mazo, las aves playeras se alinean frente al mar. La bahía comienza a despertar: hoy se realizará el primer Festival de las Aves.

En la comunidad de La Chorera hay movimiento y la emoción se respira en el aire. Las mujeres organizan la comida para la fiesta, el desfile de mujeres que entran y salen de entre las casas llevando comida; ya cortan, ya traen, ya suben, ya bajan los tomates, la salsa, condimentos y suculentos mariscos. Se escuchan las risas de los niños que comienzan a reunirse fuera del salón de clases ansiosos por participar en el taller de ilustración.

Mientras tanto, los habitantes más madrugadores, se reúnen en la explanada donde se acostumbran hacer las fiestas de la comunidad para alistar la carpa, las sillas y los últimos detalles. Niños de todas las edades siguen llegando, ya no pueden esperar, hay un ligero cambio de planes en el programa del festival; Gaby se lleva a unos cuantos al taller de ilustración, el resto se une a Jonathan quien ya los espera en la playa con guías de aves, monóculos y toda la información para aprender sobre sus vecinos alados. El sol de media mañana se refleja con destellos de luz sobre el mar y en los espejos de agua del humedal el Arco. Los niños están entretenidos, unos dibujan y otros observan, todo gira alrededor de las aves playeras.

El azul del mar y el verde de los humedales se vuelven más intensos cuando el sol está en su punto más alto. El clima de otoño nos abandona y la estela del verano que se niega a partir pasa a saludar. El aire marino sopla, pero no lo suficiente para secar las gotas de sudor que brotan de la frente de quienes comienzan a reunirse bajo la sombra de la carpa. El grupo de sonido comienza a bajar todo su equipo; Rafael prepara la planta eléctrica que tanto necesitábamos, las mujeres llegan con sus ollas y hieleras llenas de comida, Agustina “Guti” lleva la batuta y orquesta el desfile. Se junta la leña y Guti enciende el fuego sin mayor problema.

Los niños vuelven del avistamiento de aves, ahora es el turno de los adultos. Los pihuihuis, zarapitos y chorlitos nevados se quedan en la mente de los participantes, especialmente en la de Santiago, un niño de 5 años, pasa el resto del día mostrando su guía de aves a los asistentes, le urge volver a la playa a ver más “pajaritos”.

Oficialmente están todos los que tiene que estar, el delegado de San Quintín, Luis Reyes, el subdelegado de la secretaría de turismo, Ramón Villavicencio, se unen a la celebración. Todos toman su lugar bajo la carpa para escuchar a Jonathan hablar sobre las aves migratorias. En escasos 40 minutos, la comunidad tiene ahora otra visión. Esos animalitos tan pacíficos con los que siempre conviven en los días de playa, han recorrido más kilómetros que todos los ahí presentes; más de uno queda boquiabierto.

Estamos muy agradecidos con todos los que nos apoyaron para hacer de este festival una realidad. Gracias a Luis Reyes…

Posted by Terra Peninsular on Wednesday, October 28, 2015

Acto seguido, Luis Reyes y Ramón Villavicencio intercambian unas palabras con la comunidad sobre la importancia de unir esfuerzos en favor de la conservación. El director ejecutivo de Terra Peninsular, César, también dirige unas palabras de profundo agradecimiento a ambas comunidades y a todos quienes contribuyeron para llevar a cabo este primer Festival de las Aves. Don Pancho, sentado en primera fila, pide el micrófono y agradece la atención que se ha puesto en su comunidad de La Chorera y reitera la importancia de trabajar de la mano de todos los actores involucrados para proteger a las aves y al magnífico lugar que es la bahía de San Quintín. Finalmente, Vero cierra con broche de oro y les comparte a los asistentes el significado del festival y les platica que nuestros amigos de Colombia, Ecuador, Perú y Panamá están al pendiente. Don Pancho se emociona, el nombre de su comunidad se conocerá internacionalmente.

De pronto ¡vaya sorpresa!, llega a la fiesta un autobús amarillo del cual baja la rondalla del CBTA 146. Los jóvenes músicos se acomodan en media luna y dirigidos por su profesor Juan Carlos, comienzan a amenizar el festival. La comida está lista; crema de almeja con chipotle, coctel de camarón y caldo de “9 mares” como lo bautiza Guti. ¡La fiesta ha comenzado y la gente la disfruta!

Antes de que caiga el sol, los asistentes se reúnen una vez más bajo la carpa para el estreno de un video en el cual algunos participaron. Todos guardan silencio y comienza la música; en la pantalla se ven las impresionantes imágenes de la bahía vistas desde el aire, todos están hipnotizados. De pronto una voz rompe la calma, es una de las mujeres de la comunidad que aparece en el video hablando de la bahía de San Quintín, se escuchan risas y aplausos, aparece don Pancho en escena y todos lo vitorean, él se sonroja un poco, se escucha por ahí: “yo la conozco”, “mira ahí está Marisa”, la gente reconoce a las personas de su comunidad que colaboraron en el video. Luis se voltea y me dice con su vocecilla: “yo no salí”, a lo que sólo sonrío y le digo: “a la próxima Luis”. El video termina, la gente aplaude y en coro dicen: “otra vez, otra vez”, el video se proyecta de nuevo.

El día está terminando y nosotros nos despedimos. Nos vamos un poco más llenos de polvo, más bronceados y con el cuerpo cansado, pero con una sonrisa de oreja a oreja porque ¡lo logramos! La gente se despide de nosotros y nos invitan a volver “aunque no sea de trabajo” nos dicen. Marcie, nuestra nueva amiga, se despide de mí con un fuerte abrazo y una promesa de una “girl’s night”. Nos tomamos las últimas fotos y partimos de vuelta a casa.

VER ÁLBUM DE FOTOS

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.