Marcas con historia, los petrograbados de El Rosario

Tiempo de lectura: 4 minutos

Por Enah Montserrat Fonseca, Fiorella Fenoglio y Héctor Sánchez

Durante las últimas semanas de agosto y primera de septiembre, un equipo conformado por dos arqueólogas (INAH) y un biólogo (Terra Peninsular) se dieron a la tarea de recorrer las inmediaciones de El Rosario y el área de influencia de la Reserva Natural Valle Tranquilo, Baja California.

El objetivo central fue conocer y registrar las llamadas “pinturas antiguas” que diferentes pobladores identifican dentro de sus terrenos. Esto forma parte del proyecto “Estudio de campamentos en la línea costera y valles intermontanos de Baja California”.

El registro de los sitios consistió en, primero, recorrer toda el área en busca de los petrograbados.

Una vez identificados, se tomaron fotografías de cada panel y de cada motivo, se realizaron los dibujos pertinentes, se llenaron las distintas cédulas de registro, de estado de conservación y se ubicaron los bloques con GPS. Después, todo se procesó en gabinete para tener información más precisa y detallada de cada uno.

Enah Montserrat Fonseca del Instituto Nacional de Antropología e Historia Unidad Baja California

Tras tres semanas de intenso trabajo, el equipo registró 16 sitios con manifestaciones gráfico-rupestres, específicamente petrograbados donde cada uno cuenta con decenas a cientos de motivos que fueron grabados sobre diferentes piedras y frentes rocosos. Los distintos diseños quedaron plasmados en los bloques gracias a que sus creadores desgastaron pacientemente la superficie con ayuda de herramientas de piedra.

Los diseños van desde geométricos muy simples, hasta complejos entramados de líneas rectas, onduladas, quebradas, círculos y motivos antropomorfos, flores, aves o reptiles.

Fiorella Fenoglio Limón del Instituto Nacional de Antropología e Historia Unidad Querétaro.

Este trabajo conjunto entre el INAH y Terra Peninsular es un intento más de unir fuerzas para lograr no sólo el conocimiento bioarqueológico de Ensenada, sino para asegurar y fomentar la protección y salvaguarda del patrimonio cultural de la nación.

La región de San Quintín-El Rosario es un territorio de gran riqueza biocultural reconocido y aprovechado desde hace 8 mil años, la cantidad de sitios arqueológicos registrados pone de manifiesto su importancia a lo largo del tiempo. La pintura y/o petrograbado es considerado una de las manifestaciones gráficas más significativas de los antiguos pobladores de la península de Baja California.

Un equipo conformado por dos arqueólogas y un biólogo registraron 16 sitios arqueológicos en El Rosario, en el municipio de Ensenada.
Fiorella, Héctor y Enah participaron en el proyecto.

En este proyecto participan Enah Montserrat Fonseca del Instituto Nacional de Antropología e Historia Unidad Baja California, Fiorella Fenoglio Limón del Instituto Nacional de Antropología e Historia Unidad Querétaro, y Héctor Sánchez Márquez de Terra Peninsular A.C.