Punta Mazo y El Socorro: dunas costeras únicas en San Quintín

Tiempo de lectura: 9 minutos

Texto por Natalia A. Rodríguez / Estudiante de postdoctorado en el Museo de Historia Natural de San Diego

Fotos por Alejandro Arias y Natalia A. Rodríguez

Las dunas costeras son importantes desde el punto de vista ecológico por el hecho de existir como ecosistemas, pero también por los servicios ecosistémicos que le prestan a la sociedad.

Son una fuente esencial de sedimentos que tienen la capacidad para moverse y cambiar de forma en las zonas costeras, protegen las tierras interiores de la erosión provocada por los huracanes, tsunamis y el incremento del nivel del mar, es decir, juegan un papel fundamental en la transición tierra-mar para la protección de la vida en las zonas costeras (Pilkey et al., 1998; Psuty, 2004 y Moreno-Casasola, 2006).

Cuando las dunas están cubiertas por vegetación, atrapan la arena que acarrea el viento y estabilizan la playa y las dunas, para así mantener el abasto de sedimentos que permite la protección de la costa.

Las dunas pueden presentar un ámbito único de estructuras geomorfológicas y de ecosistemas que tienen un alto valor natural, porque actúan como refugio para diferentes tipos de fauna residente y migratoria, proveen hábitats que van desde condiciones de fuerte aridez hasta ambientes acuáticos, tanto temporales como permanentes, y proporcionan hábitats especializados para plantas y animales (Moreno-Casasola, 2006).

Revisión de trampa Pitfall en una ladera de la duna El Socorro. Foto: Natalia A. Rodríguez.

También promueven un valor cultural, ya que estos lugares han servido para el desarrollo de antiguas civilizaciones a lo largo del mundo (Hesp, 2000; Ritter, 1998, 2000). Además, la belleza escénica y las actividades recreativas son servicios altamente valorados por la sociedad (Mendoza-González 2009).

La región de San Quintín tiene ecosistemas de dunas costeras dentro y fuera de la bahía, como son las dunas de la barra arenosa de la Reserva Natural Punta Mazo y la duna El Socorro.

La geomorfología de ambos sistemas de dunas los hace sitios únicos en la región, por un lado, las dunas de Punta Mazo son un complejo de dunas parabólicas semifijas con una superficie de 652 hectáreas y presentando un buen estado de conservación debido a su categoría de protección.

Por otro lado, la duna El Socorro, localizada fuera de la Bahía de San Quintín, tiene forma de parábola, lo que la hace única en el estado de Baja California ya que cuenta con una superficie de 1220 hectáreas, esta duna alberga el 63% de la flora de dunas costeras registrada para el estado de Baja California.

Verbena marítima (Abronia marítima) en el primer cordón de dunas en El Socorro. Foto: Natalia A. Rodríguez.

Ambos complejos presentan vegetación característica de dunas costeras como son verbena marítima (Abronia marítima) y Helianthus niveus (en inglés showy sunflower), por mencionar algunas, pero también presentan vegetación de matorral costero, donde predominan especies como Isocoma menziesii (en inglés goldenbush) yespiguilla (Bromus rubens), entre otras.

En la duna El Socorro se pueden observar hondonadas muy cerca del manto freático, con una composición florística principalmente de Astragalus trichopodus (en inglés Santa Barbara milk vetch)y Encelia californica.

Foto: Alejandro Arias.

Algo singular de la duna El Socorro, es que presenta una zona de duna móvil a 4 kilómetros de distancia de la costa hacia tierra adentro. Esta zona es de gran peculiaridad, ya que el grado de estabilización es muy reducido en las partes más altas de las crestas, presentando sólo manchones de vegetación que se encuentran en las partes colindantes con la duna estabilizada de vegetación de matorral costero, haciendo de este sitio un lugar único dentro de esta duna.

Estos dos complejos de dunas costeras han sido estudiados desde diferentes enfoques: florístico (con estudios que comenzaron aproximadamente hace 20 años por investigadores mexicanos y extranjeros), geomorfológico, sedimentológico, social y económico. Lamentablemente, poco se ha estudiado en lo que respecta a fauna en general, y mucho menos enfocado a la entomología en dunas costeras en estos dos sistemas.

Vista panorámica de los volcanes de la Bahía de San Quintín desde la cresta más alta de la duna El Socorro. Foto: Natalia A. Rodríguez.

Pero es hasta este año, que en el mes de febrero comenzaron los muestreos entomológicos en estos dos sistemas de dunas, ligados al proyecto “Estudio entomológico de las dunas costeras de la península de Baja California como línea base para el manejo de ecosistemas” dirigido por la Dra. Natalia A. Rodríguez Revelo, estudiante de postdoctorado del Museo de Historia Natural de San Diego bajo la supervisión del Dr. Michael Wall, curador del Departamento de Entomología del museo y con apoyo de CONACYT.

El objetivo del proyecto es generar el primer inventario entomológico de las dunas de la península de Baja California, y las dunas de Punta Mazo y El Socorro son dos de los sitios seleccionados para hacer los primeros muestreos y colectas de especímenes.

En este primer muestreo se emplearon diferentes técnicas de colecta divididas en dos tipos: directa e indirecta. La colecta directa es aquella en donde se colectan manualmente o con redes entomológicas a los insectos, y para la colecta indirecta se utilizaron cinco tipos de trampas, cada una con técnicas específicas. Este primer muestreo se realizó en un lapso de 7 días, ya que algunas de las técnicas tienen que estar durante cinco noches en el campo, otras son técnicas sólo diurnas o nocturnas.

Cresta más alta de las dunas de Punta Mazo con vista a los volcanes. Foto: Natalia A. Rodríguez.

En este muestreo se contó con el apoyo del biólogo Héctor Sánchez y Gaël Courtin de Terra Peninsular, que junto con el equipo base del proyecto, James Berrian, Le Roy Sankey, Christian Zarate y la Dra. Rodríguez Revelo, muestrearon ambos sistemas de dunas durante una semana, en los cuales, se hicieron un total de cuatro cuadrantes a lo largo de ambos sitios para tener la representatividad por zonas.

Actualmente, en el Museo de Historia Natural de San Diego se están procesando los especímenes colectados de este muestreo, para así, en un par de meses contar con los primeros resultados de esta colecta.

Acerca de la autora

Bióloga titulada por la UAM-Xochimilco en la ciudad de México en el año de 2006, al año siguiente comenzó la tesis de licenciatura con el tema de dunas costeras en el estado de Veracruz en el INECOL A.C. y fue desde ese entonces que comenzó a trabajar con este ecosistema, posteriormente trabajó en diversos proyectos de investigación en ese mismo instituto en Xalapa, Veracruz. Después de sus estudios de posgrado de maestría (MEZA-UABC) y doctorado (MAy D-UABC) siguió trabajando con dunas costeras desde un enfoque de manejo de ecosistemas, con una experiencia de 9 años en la región.

Contacto: nrevelo@sdnhm.org 

Referencias

  • Hesp, P. A. 2000. Coastal sand dunes: form and function. En: Martínez, M. L. 2009. Las playas y las dunas costeras: un hogar en movimiento. Fondo de Cultura Económica. Pp 189.
  • Mendoza-González, G. 2009. Análisis del cambio de uso de suelo y sus implicaciones en la prestación de servicios ecosistémicos en la costa de Veracruz. Tesis de maestría, Instituto de Ecología A.C.
  • Moreno-Casasola, 2006. ¿Qué significa vivir en la zona costera? En: Moreno-Casasola P., Peresbarbosa R. y A. C. Travieso Bello (eds). 2006. Estrategias para el manejo costero integral: el enfoque municipal. Instituto de Ecología, A. C., 00 CONANP y Gobierno del estado de Veracruz-Llave. Xalapa, Ver. México.
  • Pilkey, O. H.,Bullock, J. y B. A. Cowan.1998. The north Carolina shore and its barrier islands, Duke University press, EUA.
  • Psuty, N. P. 2004. The coastal foredune: Amorphological basis for regional coastal dune development. En: M. L. Martínez y N. Psuty (eds.), Coastal dunes: Ecology and conservation, Springer-Verlag, Heidelberg, capítulo 2, pp 386.
  • Ritter, E. W.  2000. Observations regarding the Prehistoric Archaeology of Central Baja California.  Memorias de la Primera Reunión Binacional “Balances y Perspectivas de la Baja California Prehispánica e Hispánica”. CONACULTA-INAH. Mexicali, B. C., 20 y 21 de octubre del 2000.