Taller para el manejo y gestión territorial en Monte Ceniza

Por Jorge Andrade y Verónica Meza / Terra Peninsular

Monte Ceniza se constituyó como Área Destinada Voluntariamente a la Conservación en abril de 2017 y es un espacio natural bien conservado que cuenta con la peculiaridad de tener vecindad, en su línea de costa, con la actividad productiva ostrícola.

En Terra Peninsular estamos convencidos de la compatibilidad de la conservación con las actividades acuícolas de la Bahía Falsa en San Quintín. La salud de la bahía falsa sustenta dicha actividad económica. Conservar Monte Ceniza, su línea de costa y la integridad de la bahía aseguran que la productividad ostrícola se mantenga en buenos estándares de calidad. De la misma manera, una actividad ostrícola ordenada y que se desarrolle dentro de los parámetros de capacidad de carga permisible genera recursos económicos de impacto regional y no compromete la salud de la bahía ni la actividad misma.

Con base en estos argumentos, Terra Peninsular y los productores ostrícolas llevaron a cabo un taller de ordenamiento territorial participativo a través del cual y de manera consensuada se lograron acuerdos para el manejo y gestión territorial en la zona mencionada. Este taller se llevó a cabo el 11 de noviembre de 2017.

Al taller acudieron 12 asistentes de las operaciones ostrícolas Nautilus, Bañaga del Mar, Brisa Marina, Litoral de Baja California, Acuícola Chapala, Ostrícola El Rincón, Agromarinos, Ostrícola del noroeste y Productos Marinos. El taller duró alrededor de 2 horas y se abordaron temas como la localización espacial de las operaciones ostrícolas y sus colindancias, uso y desuso de caminos y brechas y manejo de residuos ostrícolas.

Es importante recalcar que las metodologías empleadas durante este taller se basaron en la postura ontológica del diálogo de saberes a partir de la cual se reconocen los saberes locales y fomenta la participación funcional de los involucrados.

Basándonos en este principio se realizaron tres ejercicios de mapeo participativo:

  • El primero sirvió para clarificar la localización espacial de las operaciones ostrícolas y sus colindancias.
  • El segundo sirvió para determinar los caminos más utilizados por el sector ostrícola, definir un camino principal y ruta alterna, acordar el desuso de caminos obsoletos.
  • El tercer ejercicio sirvió para determinar el origen de parches de residuos ostrícolas y acordar zonas de disposición colectiva.

Una vez que se generaron los mapas mencionados se abrió el diálogo para discutir soluciones a futuro y oportunidades de mejora. Asimismo, se lograron acuerdos en relación al uso y desuso de los caminos y sobre el manejo de residuos ostrícolas, se generaron compromisos por parte de los diversos actores y se acordó la continuidad de la planeación participativa.

001 (1)

VER ÁLBUM DE FOTOS

Comentarios de Facebook