Intermareal rocoso San Quintín: UNAMirada en el tiempo cero

Tiempo de lectura | Reading time: 9 minutos

Por Ricardo Domínguez, Christian Alfonso Martínez, Carlos Lozano García y Aldo Franco Díaz

San Quintín es un sitio Ramsar. Foto por Alfonso Martínez.

La zona intermareal es un lugar de transición en donde ocurren cambios abruptos producto del movimiento de las mareas. Delimitada por la bajamar y la pleamar, esta zona se clasifica dependiendo el tipo de suelo en blando y rocoso, siendo este último el de interés.

Esta zona suele dividirse en franjas paralelas a la línea de costa en:

  • Zona de salpicadera (descubierta permanentemente).
  • Franja supralitoral (zona expuesta a mayor tiempo de desecación).
  • Franja mesolitoral (cubierta y descubierta dos veces al día por ciclo de marea diario).
  • Franja intermedia (menos tiempo de exposición y presencia de pozas de marea).
  • Fanja infralitoral (casi siempre húmeda).

La zona intermareal se caracteriza por albergar diferentes comunidades de organismos, los cuales en su mayoría son sésiles (organismos sin movimiento) y/o con poco desplazamiento. Entre los que destacan mejillones, estrellas de mar, cangrejos, macroalgas, etc.

Erizo morado (Strongylocentrotus purpuratus) en la playa rocosa frente a El Refugio. Especie aprovechada como alimento en algunos sitios. Foto por Carlos Lozano.

Debido a su cercanía a los asentamientos humanos, las comunidades de la zona intermareal rocosa son objeto de constantes presiones antropogénicas, como son la destrucción y/o modificación del hábitat, la colecta y sobreexplotación de especies, así como la contaminación del ecosistema, entre otros. Esto genera disturbios en la estructura de la comunidad de la zona intermareal rocosa, por lo que su estudio es de suma importancia, debido a que permite saber de qué manera se está afectando a la comunidad.

Anémona (Anthopleura sola). Foto por Aldo Franco.

Tal es el caso de San Quintín, en donde se pretende instalar una planta desalinizadora (desaladora) cercana a la zona intermareal rocosa, que si bien, representa un beneficio para la población, al comenzar a operar arrojará al océano agua de desecho, la cual presenta una concentración 1.3 a 1.7 veces más alta que el promedio del agua de mar. Esto podría impactar a las comunidades bentónicas de la zona intermareal rocosa, debido a que existirían variaciones fisicoquímicas en el ecosistema, lo que provocaría disturbios que conllevarían a la pérdida en riqueza y abundancia de especies, dentro de las cuales hay especies que son aprovechadas por los pobladores de San Quintín.

Con la colaboración de tres estudiantes de servicio social procedentes de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM), se realizó una caracterización de la comunidad de macroinvertebrados, utilizando transectos paralelos a la costa y cuadrantes (para la determinación de abundancia y diversidad de macroinvertebrados y cobertura algal, respectivamente).

Araña de mar (Ophiuroidea sp.). Foto por Alfonso Martínez.

El muestreo se realizó en la zona norte y zona centro del intermareal en San Quintín, en donde se consideraron tres y ocho playas por zona, en éstas se muestrearon dos de las tres zonas del intermareal rocoso (intermareal alto y medio), sumando un total de 1.3 kilómetros, a lo largo de la costa. Para la cobertura algal se colocaron 124 cuadrantes a lo largo de los transectos, sumando un total de 31 metros cuadrados registrados.

Como resultados se contabilizaron 137,800 organismos pertenecientes a 37 especies identificadas de macroinvertebrados. Entre los cuales destacan: Tegula sp., Pollicipes polymeros, Chthamalus sp. y Mytilus californianus. Además, se identificaron un total 32 especies de macroalgas, las cuales se dividieron en cuatro grupos funcionales, siendo el grupo de Ochrophyta el que presentó mayor número de especies (17), seguido de Rodophyta (11), Chlorophyta (3) y Tracheophyta (1).

Dólar de arena del Pacífico (Dendraster excentricus). Foto por Alfonso Martínez.

Este estudio se considera la línea base en la caracterización de la zona intermareal rocosa en San Quintín. Por ello, es necesario realizar un mayor esfuerzo de muestreo, así como la evaluación y monitoreo de disturbios naturales y antropogénicos, para poder determinar si se genera un impacto o no en la diversidad de organismos marinos en el intermareal y que la información obtenida contribuya en una futura toma de decisiones considerando el antes y el después del funcionamiento de la desalinizadora.

Cabe destacar que en todo momento, los paisajes y los organismos fueron fotografiados para así exponer la particular belleza de lo que existe en el Valle de San Quintín.

Atardecer en Punta Mazo. Foto por Alfonso Martínez.

Acerca de los autores

  • Aldo Franco Díaz, pasante de la carrera de biología de la Facultad de Estudios Superiores Iztacala, con especial interés en biología de la conservación en grandes cetáceos y taxonomía. Ha incursionado en diversos campos tanto científicos como artísticos, siendo la creación literaria uno de sus grandes fuertes, siendo reconocido, y partícipe, a lo largo de Latinoamérica en diversos concursos literarios. Actualmente desarrolla su proyecto de tesis con taxonomía y ecología de invertebrados de aguas continentales, así como una investigación sobre el tráfico de especies en peligro en la Ciudad de México.
  • Christian Alfonso Martínez Ávila, pasante de la carrera de biología en la Universidad Nacional Autónoma de México, concluyó sus estudios en la Facultad de Estudios Superiores Iztacala, se especializó en el área de biogeoquímica y ecología marina realizando su tesis en análisis de elementos traza en tejidos de pelecípodos y sedimento superficial del sistema fluvial Jamapa-Atoyac, Veracruz, participó en varios talleres de difusión enfocados en la temática del cambio climático y los arrecifes de coral, aspira a ser docente e investigador en el futuro como su mentor y director de tesis, el Dr. Rafael A. Cabral-Tena.
  • Carlos Uriel Lozano García, pasante de la carrera de Biología en la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM), quiso, en un principio estudiar alguna ingeniería, sin embargo, su gusto por las ciencias biológicas, propició que decidiera cursar la licenciatura en biología, por ello, desde el bachillerato, ingresó a la UNAM para posteriormente integrarse a la Facultad de Estudios Superiores Iztacala, en donde actualmente se encuentra realizando su tesis de licenciatura sobre contaminación por cobre en sedimentos del Sistema Fluvial Jamapa-Atoyac en Veracruz, perteneciente al proyecto PAPIIT IN114616 encabezado por el Dr. Guillermo Horta-Puga y el Dr. Rafael A. Cabral-Tena.
  • Ricardo H. Domínguez-Reza. Oceanólogo egresado de la Universidad Autónoma de Baja California (UABC). Actualmente se encuentra concluyendo sus estudios de posgrado en el Centro de Investigación Científica y Educación Superior de Ensenada (CICESE) en el programa de Ecología Marina.
From left to right: Carlos Lozano, Aldo Franco, Christian Alfonso Martínez and Ricardo Domínguez.

Referencias

  • Carey, C. (2010). The Berwickshire and North Northumberland Coast European Marine. Site http://www.xbordercurrents.co.uk/key-features/rocky-reefs/cause. Oikos, 65: 514-527.
  • Einav, R., Harussi, K. and Perry, D., (2003). The footprint of the desalination processes on the environment. Desalination, 152(1-3), 141-154.
  • Murray, S.N., Ambrose, RF. and Megan N.D., (2002). Methods for Performing Monitoring, Impact, and Ecological Studies on Rocky Shores. MMS OCS Study. Coastal Research Center, Marine Science Institute, University of California, Santa Barbara, California. MMS Cooperative Agreement Number 14-35-0001-30761. 217 pp.
  • Prado L., Castilla J.C., (2006). The bioengineer Perumytilus purpuratus (Mollusca:Bivalvia) in central Chile: Biodiversity, habitat structural complexity and environmental heterogeneity. Journal of the Marine Biological Association ofthe United Kingdom, 86: 5227/1-5.        
  • Segura AR., (2008). Análisis Socio-Ambiental como Base para la Gestión de la Zona Intermareal Punta Morro con Fines de Investigación, Educación y Uso Sustentable. Tesis de maestría. Universidad Autónoma de Baja California. 76 pp.