La rata canguro de San Quintín: redescubrimiento y conservación

Tiempo de lectura | Reading time: 8 minutos

Por Scott Tremor, Sula Vanderplank, Jorge Andrade y Enrique Alfaro

Ser biólogo de campo está plagado de romanticismos y escenarios hipotéticos ideales que muchos añoramos, tales como descubrir una especie nueva y que sea nombrada a partir de tu apellido, documentar un primer registro de una especie rara o el redescubrimiento de una especie extinta.

Foto por Sula Vanderplank.

Cuando estás en campo todos estos incentivos motivan tu búsqueda y te impulsan al máximo en tu trabajo. Te envuelve una enorme expectativa y emoción cuando revisas la memoria SD de una cámara trampa que dejaste colocada por días o cuando abres una trampa Sherman para revisar qué está dentro de ella. La mejor forma de ejemplificar esta emoción es comparándolo con un niño impaciente e impresionado que descubre el mundo que lo rodea y se asombra con sus maravillas, que son totalmente nuevas para él ¿Imaginas esta enorme emoción o la recuerdas? Déjanos expresarte con total seguridad que esta euforia se multiplica exponencialmente cuando culminas uno de los sueños que acabamos de describir.

Madriguera de rata canguro en la Reserva Natural Monte Ceniza. Foto por Sula Vanderplank.

Permítenos platicarte de la rata canguro de San Quintín o Dipodomys gravipes: es una rata de la familia de los heterómidos y del género Dipodomys. Este género comprende a las ratas canguro que como su nombre lo denota, por su movilidad bípeda, asemejan a un canguro pequeño. Tiene un cuerpo robusto en comparación con otras ratas canguro de la región, patas traseras grandes y una cola larga. Es una especie endémica de la región de San Quintín-El Rosario cuyo rango de distribución comprendía las planicies costeras desde San Telmo hasta El Socorro y también se encontraba en planicies del arroyo El Rosario (Huey, 1925). Su último registro, al menos hasta hace poco, fue hace más de 30 años. Fue considerada extinta por instituciones como la CONABIO y hoy en día es una especie prioritaria para la conservación a nivel internacional, por lo que está enlistada como en peligro crítico por la Unión Internacional por la Conservación de la Naturaleza (IUCN) y listada en la Norma Oficial Mexicana NOM-059-ECOL.

Recientemente la rata canguro de San Quintín fue redescubierta en un terraplén rodeado de agricultura por algunos de nosotros (Tremor et al., en prensa). Desde luego que este suceso fue increíblemente emocionante. El redescubrimiento de la especie le da esperanza a la misma, pero ¿en dónde más se encontrará? ¿hay poblaciones viables en otros sitios? ¿los sitios están impactados? ¿están en áreas protegidas? ¿cómo la protegemos? A partir del gran descubrimiento y para abordar todos nuestros cuestionamientos, formalizamos nuestro equipo de trabajo, un equipo conformado por miembros del Museo de Historia Natural de San Diego y  de Terra Peninsular, el equipo Rata Canguro o K-Rat Team. A partir de este momento nos dedicamos a buscar la rata canguro de San Quintín por todo el rango de distribución descrito por Huey con la finalidad de conocer el estado de conservación de la misma y crear las estrategias para conservarla.

Foto por Jorge Andrade.

Nuestra labor de búsqueda ha consistido en la identificación de hábitats idóneos para la especie dentro del rango de distribución descrito y en la caracterización de los mismos. Suena sencillo, pero si contemplamos que no conocemos realmente mucho de la especie y que el rango de distribución es relativamente grande, no es tan sencillo como parece.

Cada sitio nuevo de muestreo ha sido emocionante porque en cada uno de ellos existe la posibilidad de encontrar al menos un ejemplar de la especie. En las madrugadas, cuando nos acercamos a los sitios donde creemos que está la especie surge un momento de preámbulo y de expectativa que se traduce en silencio. Las mentes del equipo están ocupadas con el cuestionamiento: ¿la encontraremos en este sitio? El resultado aparentemente siempre es positivo o negativo, un resultado donde nos invade la emoción de encontrarla o nos desilusiona. La realidad es que no importa si la encontramos o no, cada sitio nuevo nos da una lección. Aprendemos algo nuevo cada vez y más importante, surgen nuevas preguntas y dudas.

Nuestra labor ha dado resultados positivos, hemos encontrado a la rata canguro de San Quintín y podemos decir con seguridad que no está extinta y más importante aún, la hemos encontrado en las reservas naturales de Monte Ceniza y Valle Tranquilo de Terra Peninsular, en donde con seguridad se hará lo necesario para conservarla. 

Hábitat de la rata canguro en la región de San Quintín y El Rosario. Foto por Alan Harper.

La importancia de haber redescubierto esta especie radica en la importancia misma de cualquier especie por insignificante que parezca. Las profundas relaciones entre los organismos y su medio abiótico son delicadas y la extirpación de una especie tiene consecuencias ecológicas severas. Sin la rata canguro de San Quintín carecemos de un elemento importante del sistema ecológico y como consecuencia ponemos en riesgo ecosistemas importantes para todos los seres del mundo incluyendo a los humanos. Imagínate un escenario donde la pérdida de las especies modifica el paisaje que disfrutas y del cual dependes, imagínate que si desaparece una especie se modifica el cauce de un río del cual adquieres agua, imagínate que si desaparece un roedor como nuestra rata canguro de San Quintín se acaba la dispersión de semillas de plantas importantes. Así de importante es el redescubrimiento de esta especie para Terra Peninsular y para el Museo de Historia Natural de San Diego pero sobre todo para la humanidad misma y en especial para las personas de la región de San Quintín y El Rosario.

Hemos cumplido uno de esos caprichos del biólogo de campo y en el proceso nos hemos remontado a las etapas más básicas de nuestra niñez, pero la historia del redescubrimiento no ha acabado, hemos encontrado un libro en blanco en relación a esta especie, un libro que está en espera de ser escrito. Nos motiva lo que podemos descubrir pero sobre todo nos motiva encontrar los mecanismos para asegurar la conservación de esta especie tan importante para Baja California.

El equipo: Jorge Andrade, Scott Tremor, Sula Vanderplank y Enrique Alfaro. Foto por Alan Harper.

REFERENCIAS

  • Huey, L.M. 1925. Two new kangaroo rats of the genus Dipodomys from Lower California. Proceedings of the Biological Society of Washington 38:83-84.
  • Tremor, S.B., S.E. Vanderplank y E. Mellink. 2017. The San Quintin Kangaroo Rat Rediscovered. Bulletin of the Southern California Academy of Sciences. Aceptado.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.