Una reserva natural de plantas raras

Tiempo de lectura | Reading time: 7 minutos

Por Sula Vanderplank

Traducción por Oscar Gómez

Muchas de las plantas que se encuentran entre la frontera de México y Estados Unidos son raras a escala global. Doscientas de las plantas raras que se encuentran en el estado de California, aquellas que son catalogadas como raras, bajo amenaza o en peligro, también se pueden encontrar en la frontera entre Baja California y Estados Unidos, y al menos 22 de estas también crecen en el valle de San Quintín.

Flor primaveral sobre las dunas. Foto por Francisco Perera.

Hace poco surgió una nueva iniciativa en colaboración con el Museo de Historia Natural de San Diego y con el San Diego Zoo Global, con el fin de ayudar a la conservación de estas plantas binacionales mediante la conservación ex situ a largo plazo, que consiste en almacenar a un tercio de estas plantas en un banco de semillas. Todas las especies focales están consideradas en peligro de extinción y sus semillas son enviadas al Banco Nacional de Semillas de la UNAM. Como parte de esta misión, el 19 de mayo de 2019 visité la Reserva Natural Punta Mazo, en San Quintín.

Quizá ya hayas leído sobre las hermosas marismas salinas que rodean la península y sobre las importantes poblaciones de Chloropyron maritimum ssp. maritimum; Margie Mulligan nos relata la historia de esta planta de una manera muy bonita en una versión pasada de la revista Mediterranews (ver la página 13 en la edición no. 14). Pero quizás no sepas sobre algunas plantas muy raras que crecen en las dunas de arena y que también son preservadas en la Reserva Natural Punta Mazo.

Nueva señalización para la conservación en la Reserva Natural Punta Mazo. Foto por Antonieta Valenzuela.

Las dunas de arena son muy sensibles a la perturbación humana y son hábitats muy vulnerables. El estado de California en Estados Unidos ha tenido un impacto negativo en casi todo su hábitat de dunas costeras, mientras que las dunas de San Quintín son los mejores hábitats de dunas costeras de la costa del Pacífico y también son el hogar de algunas de las plantas más raras de Norteamérica. Existen muchas especies endémicas que solo crecen en los campos de dunas locales, como Astragaulus anemophilus, Acmispon distichum, y a veces la llamativa Oenothera wigginsii aparece sobre zonas arenosas estables.

Oenothera wigginsii. Foto por Sula Vanderplank.

Pero esta visita tenía como objetivo otras dos plantas raras a nivel mundial. La primera, por suerte es muy abundante en la zona y solo necesita un hábitat de duna estable. Su nombre es Nemacaulis denudata var. denudata, y crece junto con su hermana la Nemacaulis denudata var. gracilis, la cual también es rara en el estado California, pero tiene menos flores, cabezas más pequeñas y solo crece tierra adentro.

Nemacaulis denudata, una rara planta binacional de las dunas jóvenes. Foto Sula por Vanderplank.

En California estas plantas crecen a lo largo de las dunas costeras de la frontera norte del condado de Los Ángeles, mientras que en Baja California estas se localizan al sur rumbo a Guerrero Negro, y también en la Reserva Natural Punta Mazo en donde coexisten en los casi 5 kilómetros de dunas de arena de la península y crecen de forma aplanada debido a la presión que ejerce la arena debajo de ellas.

Nuestro siguiente objetivo fue Dithyrea maritima, una de las plantas más raras dentro de nuestra región. Esta especie es conocida solamente en la región de San Quintín en Baja California, en Punta Mazo y en las dunas El Socorro, es diferente de las poblaciones de California en donde se cree que más de la mitad de las poblaciones históricas se encuentran extirpadas (extintas a nivel local). Las siguientes poblaciones en existencia se encuentran en la región de Santa Bárbara hasta Ventura y San Luis Obispo, y en las Islas del Canal de California.

Dithyrea maritima. Foto por Sula Vanderplank.

Estas especies pueden ser muy difíciles de encontrar, su hábitat no se encuentra en el sistema de dunas y solo brotan de la tierra por cortos periodos de tiempo (sus brotes no logran salir a la superficie en años secos y permanecen bajo tierra como un órgano de almacenamiento). 

Uno de los guardaparques de Terra Peninsular nos guió a través de una zona de arena interminable hasta la increíble población de esta rara y crucial planta. Proteger la reserva natural les permite desarrollar un conocimiento profundo de algunos de estos tesoros que forman parte del patrimonio natural de la región.

Gracias a los increíbles esfuerzos del equipo de conservación de Terra Peninsular, esas dunas ahora se encuentran protegidas y muchos otros lugares se encuentran bajo restauración. Las vallas y las señalizaciones nuevas me dan mucha esperanza sobre el futuro, y la importancia de conservar estos vulnerables hábitats costeros no debe ser sobreestimada. Quiero agradecer a Terra Peninsular por proteger estos tesoros del patrimonio natural de San Quintín.

Cercos nuevos en la Reserva Natural Punta Mazo que protegen las plantas que crecen en las dunas del tráfico vehicular. Foto por Jorge Andrade.

Lee más sobre plantas raras

Acerca de la autora

  • Sula Vanderplank tiene una doctorado en Ecología Vegetal con estudios en Biología de la Conservación y Biogeografía en la Universidad de California, Riverside. Sula también es consejera científica en Terra Peninsular.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.