¿Por qué son importantes los senderos?

Tiempo de lectura | Reading time: 5 minutos

Por Vitza Cabrera

Los caminos o senderos son el inicio de una aventura. El trazo que marca el rumbo para ir de un lugar a otro, permitiéndonos descubrir y dándonos la posibilidad de alcanzar nuevas cimas o disfrutar nuevos paisajes. 

Si lo pensamos bien, los caminos forman parte de nuestra vida diaria. Nos permiten llegar de nuestra casa al mercado o a visitar a un amigo. Nos dan la posibilidad de transportarnos sin mucha complicación. 

Sendero en la Reserva Natural Monte Ceniza.

En el mundo de las actividades al aire libre, los senderos (ya sea para realizar senderismo, ciclismo, pasear a caballo o cualquier otra actividad) nos permiten adentrarnos a un mundo fuera de lo cotidiano y explorar nuestras capacidades. 

En los últimos meses, las actividades al aire libre han tenido un crecimiento enorme, las personas hemos salido a explorar nuestros alrededores con el fin de alejarnos y mantenernos sanos y salvos. 

Sanos y salvos es justo uno de los objetivos que tienen los senderos, permitir al usuario explorar un mundo nuevo de forma accesible y minimizando el riesgo de lastimarse, caerse o perderse. Al mismo tiempo, buscan proteger la belleza del lugar que visitamos. 

Recorrer un camino delimitado y diseñado para su uso, permite que la zona se conserve y que el impacto de nuestra visita sea mínimo y así, con el paso de los días y de los años, el lugar no pierda esa característica única, esa, que nos hizo ir por primera vez. 

Delimitación de caminos
Delimitación de caminos en la estación Mirador Volcánico.

Al caminar por la bahía de San Quintín, podría parecer que los senderos o caminos que recorremos simplemente están ahí y siempre han estado. Sin embargo, detrás de cada uno existe una gran historia: cómo se construyó, las primeras personas que lo recorrieron o su cambio a través del tiempo. 

No obstante, el clima, la lluvia, el viento, la neblina, las mareas y el uso constante irremediablemente generan un impacto, que, sin el correcto mantenimiento y restauración acabaría por desgastarlos y hacerlos inservibles, obligándonos a construir nuevos y así, impactar la zona y la belleza indiscutible de la bahía. 

Vista desde Monte Ceniza, nueva estación interpretativa.

Mantener los senderos en las mejores condiciones nos permite asegurar su accesibilidad y seguridad, así como preservar el valle volcánico. 

Para continuar propiciando el uso seguro y disfrute sustentable de la zona, a inicio de este año nos dimos a la tarea de restaurar algunos de los senderos que se encuentran en las reservas naturales de Monte Ceniza y Punta Mazo

Gracias al arduo trabajo, ingenio, imaginación y esfuerzo de nuestros guardaparques, compañeros de staff y 6 guardaparques comunitarios del ejido Chapala conseguimos mejorar algunos de ellos. 

Cuatro de los seis guardaparques comunitarios que participaron en el programa.

Se trabajó en mejorar la pendiente, delimitar los espacios, restaurar algunas estaciones interpretativas y crear otras, instalar jardineras, colocar escalones, desviar el curso del agua y salvaguardar el espacio, cuidar la vegetación y hacer de estos caminos un lugar accesible que les permita a todos los visitantes disfrutar del paisaje, llegar a la cima de los volcanes, vislumbrar los humedales y así, paso a paso, transformarse, asombrarse y deleitarse con la belleza natural de la bahía.

¡Descúbrelos, recórrelos y consérvalos!